03

MAR

4 enemigos más peligrosos para tu autoestima

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Las cosas que más daño nos hacen nos vienen del exterior, en su mayoría están dentro de nosotros mismos. Los enemigos más peligrosos para tu autoestima provienen de ti y se reflejan a través de tus conductas y hábitos. Cuando eres capaz de identificarlos, es cuando puedes combatirlos.

En esta ocasión quiero compartir contigo, para que puedas identificarlos y combatirlos, los 4 enemigos más peligrosos para tu autoestima.

Las comparaciones: Compararse es una de las actitudes más tóxicas que puedes tener. Cuando te comparas, te colocas en una posición de inferioridad ante otras personas y obviamente estás haciendo daño a tu autoestima. Cuando te das cuenta el daño que te causa compararte inmediatamente lo sacarás de tu vida.

Hacerte la víctima: Nuestro amor propio se hacer fuerte con los aprendizajes. La única forma de obtener esos aprendizajes es cuando te haces responsable de tus errores. Si tu plan es siempre hacerte la víctima y echarle la culpa a otros de tus errores y fracasos, aunque pienses que te estás protegiendo en realidad te causas daño.

Los peores enemigos de tu autoestima están dentro de ti.

El miedo: El miedo nos paraliza y se convierte en un muro que nos impide avanzar. Cuando no tomamos decisiones con valentía y enfrentamos nuestros miedos poco a poco iremos intentando en menos oportunidades alcanzar nuestras metas, esa situación nos hará sentir que no somos capaces de luchar por lo que soñamos y afecta nuestra autoestima.

Tratar de ser perfecto: Nadie es perfecto. Todos cometemos errores. Cuando en cada una de nuestras acciones buscamos lo que tenemos en nuestra mente como concepto de perfección, nos iremos frustrando al no alcanzarla. Entender y aceptar nuestras debilidades en realidad nos hace más fuertes.

Es un gran error buscar en el exterior los enemigos más peligrosos de nuestro autoestima, cuando debemos tener claro que todos ellos están dentro de nosotros. Identificarlos y combatirlos nos ayudará a tener un amor propio más fuerte y sano.

Foto: Archivo 123Rf.com