04

DIC

Cuando te conviertes en una mujer realizada NO harás esto

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

La realización personal es un camino largo de aprendizajes. No deja de ser un proceso en el que poco a poco te vas conociendo y aceptando, entendiendo cuáles son tus fortalezas y cuáles son esos aspectos que debes mejorar. Cuando te conviertes en una mujer realizada no haces cosas que te causen daño.

Cuando te conviertes en una mujer realizada no permites que otras personas traten de causarte daño o menospreciarte, porque conoces muy bien tu valor. Estas son otras 4 cosas que no haces cuando alcanzas la autorrealización.

No te pones a la defensiva: Eres una mujer que conoce muy bien su valor y entiende la diferencia entre una crítica que trata de hacerte bien y una que trata de causarte daño. Independientemente de cuál sea la situación eres capaz de tener la actitud adecuada, aceptar en un caso o ignorar en otro, evitando en cualquier caso ponerte a la defensiva.

Reconoces cuando no puedes hacer algo o necesitas ayuda: Una persona realizada y segura de sí misma entiende que tiene defectos y debilidades, aceptarlo no es un problema. Por ello cuando estás en una situación que no puedes enfrentar o en la que requieres ayuda no tienes ningún problema en aceptarlo y decirlo.

Cuando eres una mujer realizada conoces tu valor.

Sabes que no tienes que complacer a todo el mundo: Complacer a todo el mundo es el camino más rápido a la frustración. Cuando eres una mujer realizada sabes que la prioridad en tu vida eres tú y que es a quien debes complacer. Sabes que negarte a algo que no quieres hacer no tiene nada de malo y que si algo te causa incomodidad no tienes obligación de hacerlo.

No te afecta el éxito de los demás: La envidia es uno de los sentimientos más tóxicos que hay. Cuando eres una persona realizada y feliz contigo misma este sentimiento desaparece por completo y por el contrario sientes que el éxito de otros es una inspiración y nunca una amenaza para ti.

Ser una mujer realizada es un proceso que pasa por adquirir una serie de aprendizajes. Cuando entiendes tus debilidades, fortalezas y que la prioridad en tu vida eres tú misma es el momento en que estás más cerca de esa autorrealización.

Únete GRATIS al Círculo Íntimo de Alberto Sardiñas.
Obtén claves para mejorar tu vida personal y de pareja.
Recibe mi libro digital GRATIS con tu suscripción.

Foto: Archivo 123Rf.com.