Skip to main content

Hay un poder inmenso en rodearnos de personas que nos quieren ver brillar. Es como si su amor y apoyo fueran rayos de sol que alimentan nuestro crecimiento, nos fortalecen y nos hacen florecer. Sin embargo, también existen aquellos que, consciente o inconscientemente, nos oscurecen con sus dudas, envidias o negatividad. En este artículo, quiero hablarte sobre la importancia de elegir bien a las personas que te rodean y cómo esa elección puede transformar tu vida.

La energía de las personas que te quieren ver brillar

Todos hemos sentido esa sensación de calidez cuando estamos cerca de alguien que realmente cree en nosotros. Esas personas son como faros en la oscuridad, guiándonos hacia nuestros sueños y recordándonos nuestro valor incluso en los momentos más difíciles.

Recuerdo una vez, hace algunos años, cuando estaba pasando por un periodo muy difícil. Mi confianza estaba por los suelos y me sentía completamente perdido. Fue entonces cuando un amigo muy querido me dijo: “Yo creo en ti, incluso cuando tú no lo haces”. Esas palabras fueron un bálsamo para mi alma. No necesitaba que resolviera mis problemas, solo necesitaba sentir que alguien me apoyaba incondicionalmente.

Identificando a las personas tóxicas

Así como hay personas que nos elevan, también hay quienes, tal vez sin mala intención, nos hunden. Pueden ser amigos, colegas o incluso familiares que, en lugar de apoyarnos, critican nuestros sueños, minimizan nuestros logros o nos llenan de dudas.

Estas personas a menudo proyectan sus propios miedos e inseguridades sobre nosotros. Y aunque puede ser doloroso reconocerlo, es esencial hacerlo para proteger nuestro bienestar emocional. No se trata de culparlos, sino de entender que no todos están en la misma sintonía o tienen la capacidad de brindarnos el apoyo que necesitamos.

La decisión de alejarse

Tomar la decisión de alejarse de las personas que no nos quieren ver brillar no es fácil. Puede implicar distanciarnos de personas que han estado en nuestras vidas por mucho tiempo, pero es un acto de amor propio. Merecemos rodearnos de personas que nos eleven, que celebren nuestros éxitos y que nos acompañen en nuestros fracasos sin juzgarnos.

Recuerdo a Laura, una amiga que, después de mucho tiempo de lidiar con una relación tóxica, decidió dar un paso al frente y alejarse. Fue doloroso para ella, pero con el tiempo, empezó a florecer de maneras que nunca había imaginado. Rodearse de personas que realmente la querían ver brillar la transformó completamente.

Crear un entorno de apoyo

Rodearte de personas que te quieran ver brillar no significa solo alejarte de las tóxicas. Se trata también de construir y nutrir relaciones positivas. Busca a esas personas que te inspiran, que te desafían a ser mejor y que están genuinamente felices por tus logros.

Involúcrate en comunidades que compartan tus intereses y valores. Participa en actividades que te apasionen y donde puedas conocer a personas con la misma energía positiva. Y recuerda, la relación más importante es la que tienes contigo mismo. Trátate con la misma amabilidad y apoyo que deseas de los demás.

La vida es demasiado corta para pasarla con personas que no nos quieren ver brillar. Rodéate de aquellos que te eleven, que te inspiren y que te apoyen incondicionalmente. Al hacerlo, no solo estarás creando un entorno más positivo para ti, sino que también estarás dando un poderoso ejemplo a los demás.

Rodéate de luz, y verás cómo, poco a poco, empiezas a brillar más intensamente. Porque al final del día, todos merecemos ser vistos y amados por quienes realmente somos.

Leave a Reply

cinco × dos =