22

MAR

4 pasos para convertir tus debilidades en fortalezas

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Todos tenemos puntos débiles. Una de las cosas que nos permite crecer como personas es hacernos conscientes de esas debilidades para trabajar en ellas y convertirlas en fortalezas. ¿Cómo lograrlo? Primero tenemos que tener el deseo de hacerlo y luego dar una serie de pasos para que se convierta en realidad.

Estos son 4 pasos que te ayudarán a convertir tus debilidades en fortalezas.

Identifícalas: El primer paso para convertir una debilidad en una fortaleza es lograr identificar esas debilidades. Es un ejercicio de madurez y fortaleza sentarte a pensar qué cosas de tu vida en realidad representan una parte débil de ti, pero en caso de no hacer esto primero entonces será imposible lograr mejorar.

Acéptalas: No tiene nada de malo que te cueste aceptar las debilidades que puedas tener. A todos nos cuesta asumir que podemos tener defectos o debilidades, pero una vez que comprendemos que los tenemos y los aceptamos como parte de nuestra personalidad somos capaces de iniciar el proceso para mejorar.

Comprende su origen: Todas nuestras debilidades o defectos tienen un origen, provienen de alguna parte de nuestra crianza o de nuestra personalidad. Para poder mejorar esas debilidades y convertirlas en una fortaleza es necesario entender de dónde vienen. De esta forma podrás comprender también qué aspecto de tu personalidad debes mejorar.

Ponte metas: La única forma de mejorar un aspecto de nuestra personalidad es colocandonos una meta para hacerlo. Por ello si en realidad quieres que esa debilidad se convierta en una fortaleza, el primer paso es saber qué pasos debes seguir para hacerlo, una vez lo sepas mantente apegado al plan y vigila tus avances.

No hay otra forma de mejorar y cambiar una debilidad por una fortaleza que no sea con esfuerzo y dedicación. Es totalmente factible lograrlo si aceptas esa debilidad, comprendes de dónde viene y luego te colocas la meta de mejorarla.

Hay personas que simplemente no desean mejorar o cambiar. En este video comparto contigo cómo se comporta alguien que no quiere mejorar.

¿Crees ser capaz de convertir tus debilidades en fortalezas? ¿Seguirías estos pasos? Comparte conmigo tu opinión en los comentarios.

Derecho de autor: melpomen / 123RF Foto de archivo