fbpx
27

MAR

Un divorcio pudiera no ser el final de ese amor. Aquí van 3 razones

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Muchas veces creemos que cuando una relación amorosa o un matrimonio termina es el fin de esa relación. Pero, aunque sea difícil de creer, a veces los momentos más fuertes son los que nos hacen recapacitar y darnos cuenta de los errores que hemos venido cometiendo, que antes no supimos afrontar o superar. Por eso, si estás atravesando un divorcio o si ya pasaste por él, debes saber que aún queda mucho por hacer y que la ruptura no determina el fin de una vida amorosa. Con estas 3 razones lo comprobarás.

– Aún hay atracción sexual y “química”: Si después de que han pasado varios años se ven y sienten la misma conexión sentimental, esa puede ser una señal de que posiblemente aún queda algo entre los dos. Seguramente, la relación se acabó porque los problemas no los dejaban ver más allá de eso. Quizá el tiempo que ha transcurrido después de la separación, les haya servido para reflexionar y darse cuenta qué sienten verdaderamente el uno por el otro. Recuerda que el tiempo es el mejor aliado de las situaciones difíciles. Por eso, cuando tomes una decisión, deja que el tiempo haga lo mejor que sabe hacer: curar heridas y ayudarnos a pensar.

– Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde: Aunque esta frase suene un poco repetitiva y cliché, personalmente creo que es sumamente poderosa y cierta. La mayoría de las personas aprenden a valorar las cosas que tienen después de que las pierden. Por eso, cuando atraviesas un divorcio, el tiempo separados y las horas de reflexión seguramente te harán pensar y hacerte ver que las cosas no están del todo perdidas. Es necesario que para que la situación pueda mejorar, te tomes tu tiempo de hablar con esa persona y de exteriorizar verdaderamente los sentimientos como quizá antes no lo hiciste por estar sumergida en los problemas y en la cotidianidad.

– Los golpes verdaderamente fuertes son los que nos hacen reaccionar: Y es que aunque te parezca un poco masoquista, los seres humanos solemos darnos cuenta cuando el sufrimiento es verdaderamente insoportable. A veces en nuestra mente comenzamos a repetirnos una y otra vez – “¿Qué hice? ¿Por qué arruiné todo?”. Si éste es tu caso y crees que todo está perdido, pues quizá no sea así. Así es posible que sólo necesites hablar con tu pareja y tratar de empezar las cosas desde cero. Es importante que recuerdes que las segundas oportunidades a veces son limitadas, pero cuando llegan suelen ser muy provechosas y en muchos casos son mejor de lo que imaginabas.

Es importante que sepas que no necesariamente las cosas están terminadas cuando el divorcio se tramita. Si las cosas no acabaron por haberse faltado el respeto o por mala convivencia o cualquier otro factor que se pudiera arreglar, entonces, ve y habla con tu ex pareja, ya que quizás puedan solucionar las cosas y comenzar a escribir un segundo capítulo de su historia juntos.

También puedes leer: Etapas emocionales en el divorcio

¿Crees en las segundas oportunidades? ¿Crees que es posible retomar una relación después de haber firmado el divorcio? Déjame tus comentarios aquí abajo.

Derecho de autor: massonforstock / 123RF Foto de archivo