fbpx
25

ABR

Tu relación de pareja ¿llegó a su fin? Mira cómo descubrirlo

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

¿De verdad este es el capítulo final? Esa sensación de vacío que puede quedar después de poner en suspenso una relación sólo permite dos posibilidades: un nuevo capítulo, o el desenlace. Pero, ¿cómo saber si las páginas de nuestras vidas tendrán espacio para el personaje con el que una vez compartimos protagonismo? ¿Es recomendable volver a intentar una relación de pareja que fracasó una o más veces? ¿Y si nos volvemos a equivocar? ¿Habremos perdido el tiempo? ¿Nos haremos más daño?

Estas y muchas otras preguntas más surgen en la mente de quienes se cuestionan si es posible recuperar una relación de pareja que parecía haber llegado a su fin. Conversé con la psicóloga Alison Salas McCarthy (*), quien considera que “si la pareja siente que todavía necesita vivir el proceso de tratar de recuperar esa relación, hay todavía apego y los dos están dispuestos, es porque hay algo que deben aprender de estar juntos y es válido intentarlo, pero de una manera distinta, no de la forma que ha fracasado anteriormente”.

“La razón por la cual estamos relacionadas con otra persona tiene que ver mucho con nosotros mismos”, apunta la psicóloga, y por eso recomienda como primer paso para recuperar una relación es mirar hacia adentro: “tienen que indagar un poco en ellos mismos. Ver qué les atrae de la otra persona, determinar razones por las que quieran seguir con ella, qué es lo que quieren aprender o, finalmente, desarrollar las herramientas para aprender a soltar a esa persona”.

Como cada persona es distinta, y más aún, cada unión es diferente, para determinar con exactitud qué está pasando y cómo se puede solventar la situación, es necesario consultar a un especialista que les brinde las estrategias necesarias para enfrentar cada caso en particular, con terapias individuales y en pareja, inicialmente una vez por semana hasta que puedan ir haciéndose con menos frecuencia, manteniéndose siempre alertas para atacar los comportamientos del pasado que hicieron una brecha en la relación en caso de que vuelvan a surgir.

Son muchas las situaciones que llevan a que, aún amándose y pudiendo permanecer unidos, las parejas se separen, y Salas pasó revista de las razones más comunes cometidas por cualquiera de los dos, incluso simultáneamente:

– Inmadurez: cuando una de las partes quiere vivir experiencias que no tuvo de soltero.

– Egocentrismo: no ser capaz de ver el daño que le puede estar haciendo a la otra persona.

– Independencia: cuando no se sabe cambiar la independencia a la que está se acostumbrado para ser, no dependiente, sino interdependiente.

– Infidelidad: que no siempre tiene que ver con que la persona sea infiel por naturaleza, sino por una coyuntura.

– Descuido de la relación: cuando se cae en las rutinas de la vida cotidiana o tuvieron hijos y se concentraron en ellos sin alimentar la unión de pareja.

Razones para reintentar estar juntos parecen haber de sobra para quienes contemplen esta posibilidad, empezando por pensar en el bienestar de los hijos, pasando por presiones familiares o que todavía haya esfuerzos que hacer para sentir que se intentó todo, y otra serie de motivos espirituales o materiales hasta que pueda llegar el punto en que, como lo explica la psicóloga, “simplemente tengan que pasar algunas cosas para termines de darte cuenta de que esa persona no es para ti”.

Parafraseando la genialidad de Albert Einstein: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo», y esto coincide la especialista al asegurar que no se puede pretender que la unión se va a fortalecer mientras se lleva de la misma manera en que se llevó en el pasado. “Tampoco se puede forzar a la otra persona, si ésta no está dispuesta a intentarlo. Quedarse apegado a alguien que realmente no quiere estar más en la relación, o manipularla para que se quede”, solo va a posponer un rompimiento inevitable.

Si después de buscar una persona que ve la unión desde un punto de vista externo todavía no funciona la relación ocasionando una separación, por lo menos se sabrá que se hizo el intento con una manera distinta de abordar los problemas, buscarles solución y descubriendo mucho de sí mismo en el proceso.

(*) Alison Salas McCarthy es psicólogo con práctica privada en Coaching, utilizando psicoterapia, psicodinamica y psico-educación para cambios individuales. Ha sido Profesora y es Conferencista nacional e internacional.

Derecho de autor: / 123RF Foto de archivo