fbpx
25

OCT

Tres cosas que una niña necesita de su padre

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

NinaBNAunque no se suele hablar, una niña necesita el apoyo de su padre, en su desarrollo sexual, y por razones que van más allá sólo de la calidad de su futura vida sexual. Ella lo necesita porque ayudará a asegurar sus tres facetas como  mujer enormemente importantes de cómo se verá a sí misma en el mundo, a lo largo de su vida. Vas a influir en su nivel de confianza personal, la comodidad del cuerpo y el orgullo, y deberás definir sus expectativas para la forma en que debe ser tratada por chicos y hombres.

A pesar de que los padres sólo quieren lo mejor para sus hijas, cuando se les pidió que contemplaran la idea de que deben desempeñar un papel activo en la orientación de sus hijas en su transición de pequeña, a niña, a mujer joven, se incomodaron. Hicieron una mueca de molestia y dijeron: «Vayan a preguntarle a su madre.»

Este es exactamente el tipo de respuesta que voy a pedir a los padres que reconsideren, porque sus hijas realmente te necesitan. Ya sea que estemos hablando de la idea de enseñar a tu nenita los nombres exactos de las partes del cuerpo durante el baño, la educación a tu hija de 8 años de edad acerca de la menstruación o discutir el comportamiento sexual como tu hija adolescente que se está preparando para una cita. Esquivar, retorcerte y hacer gestos de incomodidad, no son reacciones que van a ayudar a tu hija a sentirse cómoda en su propia piel o con confianza de lo que ella es.

Los padres no hacen mueca de dolor sobre las cosas de sus hijos de las que están orgullosos o contentos, e incluso nuestras hijas menores entienden esto. Cuando estamos orgullosos de ellos y feliz por ellos, sonreímos. Lloramos. Así que, cuando reveles tu malestar con la sexualidad de tu hija,  estás involuntariamente enseñando que es algo a lo qué temer o algo para ser desdeñado. También estarás directa o indirectamente, enseñando que no quieres estar involucrado en saber esa parte de ella, y  probablemente vas a crear distancia en su relación. Nada de esto mejorará su autoestima o su capacidad de creer que la amas incondicionalmente.

Tanto en mi práctica clínica y mi vida privada, siempre que los hombres comparten sus temores por la sexualidad de sus hijas, tiende a ser algo como esto: «. Voy a meterla en un convento, porque sé como son los chicos.» Pero si el problema es que los padres saben lo que los chicos son, la solución no es hacer que nuestras hijas paguen el precio aislandose de ellos. La solución es elevar a nuestros hijos a respetar a las niñas y las mujeres.

En ese sentido, tenemos que ser más conscientes de lo que damos a entender acerca de la sexualidad de los niños desde que son pequeños. Siempre pensamos que la socialización sexual de nuestros hijos e hijas se inicia en la adolescencia, cuando en realidad comienza mucho antes. Toma los siguientes escenarios típicos y compara lo diferente que tratamos la sexualidad masculina y femenina.

Sigue leyendo aquí