fbpx
08

DIC

¿Qué hacer cuando se te termina la paciencia con tus hijos?

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

NiñoRubioMi casa materna es de dos pisos. En el de abajo vivíamos nosotros y arriba otra familia. Recuerdo que hace unos 7 años, se mudó una pareja joven. Parecían tener todo para ser felices: una casa hermosa, un buen empleo, auto, dinero para tener todas las comodidades. Sin embargo, algo en esa casa no andaba bien. Me pregunto si sería un verdadero hogar, o no. Recuerdo que con mi madre muchas veces escuchábamos las peleas entre ellos, los gritos se escuchaban demasiado fuerte como para no prestarles atención. Con el paso del tiempo, mi vecina quedó embarazada, pero los gritos seguían. A mí me daba tristeza pensar en el pobre bebé dentro de su vientre: no tenía por qué recibir tantos gritos. Luego, la cosa siguió, cuando nació el pequeño y fue creciendo; quizás los problemas eran demasiado agobiantes para los padres, pero se enojaban con él y también a él le gritaban.

Pienso que sería muy difícil para ellos controlarse y dejar de gritar. Todos tenemos problemas, pero es esencial sentar en nuestro hogar bases firmes para una crianza feliz, reglas claras que debe tener el matrimonio. Una de ellas es no gritar y menos a los niños. Pero, ¿qué hacer cuando se termina la paciencia con tus hijos?

Los gritos hacen daño a quien los produce y también a quien los recibe. El que grita se descarga, pero luego se queda sin energía, en desequilibrio y en realidad no resolvió el conflicto. El que recibe el grito, sobre todo si es un niño, queda marcado para siempre.

¿Por qué no gritarles a los niños?
1. No tienen la culpa de lo que sucede
Es necesario lidiar con el enojo y no descargar la ira con ellos. Si cometen un error, debemos comprender que están aprendiendo y tenerles paciencia.

Lee más razones aquí