fbpx
10

NOV

¿Qué es el chantaje emocional? Y cómo tratar a un chantajista emocional

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

JovenLlorandoEl chantaje emocional es una manera de manipular muy poderosa por parte de las personas afectivamente cercanas que adopta la forma de una amenaza, directa o indirecta, mediante castigos de alguna manera si no hacemos lo que ellos quieren.

A la persona que utiliza esta estrategia de manipulación se le llama chantajista emocional. El chantajista emocional sabe cuánto valoramos la relación que mantenemos con él. Nos conoce muy bien y sabe cuales son nuestros puntos débiles. A menudo está enterado de nuestros secretos más profundos. El chantajista emocional al saber que queremos su amor y su aprobación, nos amenazan con privarnos de una o de otra forma o incluso nos hace sentir que debemos ganarlos.

El chantajista tiene una gran habilidad para disfrazar la presión que está ejerciendo sobre nosotros, y a menudo, es tan eficaz esa forma de enmascarar la presión que hace que la recibimos de forma tal que hace que nos cuestionemos nuestra propia percepción de lo que está ocurriendo en realidad.

Además, suele haber una gran diferencia entre lo que el chantajista está haciendo, y la forma cariñosa y llena de amor con que lleva a cabo esas acciones frente a nosotros. Por eso, a menudo, nos sentimos confusos, desorientados y resentidos, ya que en el fondo sentimos que existe algunas incoherencias pero no lo podemos asegurar con lo que pensamos que nosotros estamos equivocados.

Las personas que recurren al chantaje emocional no son conscientes de lo que hacen y no realizan un plan para pensar cómo hacer para destruir a sus víctimas. Por el contrario, son personas que utilizan ese comportamiento insconsciente para obtener una sensación de seguridad y control. Por más serenos, seguros y aplomados que parezcan por fuera, operan siempre a partir de un alto grado de temor e inseguridad.

Pero cuando ellos hacen una señal y nosotros respondemos de inmediato, se sienten seguros y poderosos, aunque sólo sea en forma momentánea e imaginaria. El chantaje emocional es un mecanismo que para el chantajista se convierte en un arma de defensa contra el dolor y la inseguridad.

El precio que pagamos cuando nosotros cedemos al chantaje emocional es enorme. Las palabras, comentarios, acciones y actitudes del chantajista nos hacen sentir desequilibrados, avergonzados y culpables.

Sabemos en el fondo, que las cosas así no funcionan bien, que tenemos que modificar la situación y, reiteradamente, nos prometemos que lo haremos, sólo para encontrarnos, una y otra vez, burlados y manipulados y lo que ocurre es que hemos vuelto a caer de nuevo en una trampa.

Comenzamos a dudar de nuestra capacidad de mantener firme la promesa que nos hemos hecho de plantar cara a la situación, y perdemos la confianza en nuestra eficiencia. Nuestra autoestima se va deteriorando junto con nuestra integridad, perdemos la brújula interior que nos ayuda a determinar cuáles deberían ser nuestros valores y nuestra conducta en ciertas situaciones.

Cuando convivimos con el chantajista, el chantaje emocional nos carcome y se expande hasta dañar en lo más hondo la relación con esa persona y también nuestra propia relación.

Sigue leyendo aquí