fbpx
13

NOV

Por qué las mujeres viven más que los hombres

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

ParejaTangoSegún datos estadísticos, gracias a los avances de la ciencia del 2010 al año actual, la esperanza de vida en muchos países aumentó alrededor de tres años pero en México sólo uno. Lo sí que se mantiene como una constante en todo el mundo es que son las mujeres quienes viven más (77 -78 años) en comparación con los hombres (72 años).

Más que definir si este o aquel género es el sexo débil, el portal Time enumeró algunas razones tanto biológicas, sociales y culturales del por qué las mujeres tenemos mayor probabilidad de ser muy longevas y son estas cinco:

1. Las mujeres son más resistentes en el útero
Los niños se desarrollan con más lentitud que las niñas en pulmones y cerebro. Por ello cuando los bebés nacen prematuros, los varones son más propensos a fallecer por su organismo menos resistente. De hecho hay más razones biológicas que sustentan lo anterior.

2. Son más cautelosas
En los primeros años, los niños son más dados a tomar riesgos y por eso tienden a sufrir más accidentes y golpes. Las lesiones causadas por estos accidentes son en ellos la tercera causa de muerte mientras que en las niñas es la número seis, el hecho de que las últimas sean más cautelosas se debe a los lóbulos frontales del cerebro que son los que permiten medir riesgos y responsabilidades, y el desarrollo de éstos en los niños también es lento.

3. Tienen relaciones sociales sólidas
Se ha comprobado que las personas que mantienen profundas conexiones sociales tienen un 50% menos probabilidades de morir que los que son más bien huraños. En este punto claramente existen diferencias entre hombres y mujeres, no por razones biológicas sino culturales: mientras ellas tienden a abrirse con su gente cercana, contar sus problemas, escuchar los de los demás y ayudar a quien lo necesita; ellos son más de guardarse sus asuntos, emociones y acumular estrés en vez de desahogarlo. Busquemos el apapacho social.

Sigue leyendo aquí