fbpx
18

DIC

¿Por qué la felicidad es saludable?

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

JugandoLa felicidad se detecta al verla, pero es difícil de definir. Pudiéramos considerarla como una sensación de bienestar, de optimismo o de significatividad en la vida, sin embargo esto también pudiera tratarse de entidades por separado. Pero, lo que quiera que sea la felicidad, sabemos que la queremos y que de alguna manera es algo bueno.

Sabemos también que no siempre logramos controlar nuestra felicidad. Las investigaciones sugieren que la genética juega un papel muy importante en nuestro nivel normal de bienestar, de manera que algunos de nosotros pudiéramos iniciar con una desventaja de antemano. A más de ello, entre las tragedias inesperadas y el estrés diario y habitual, los factores medioambientales pueden bajarnos el ánimo.

Ser capaces de manejar los altos y bajos emocionales es muy importante, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente, según la doctora Laura Kubzansky, profesora de ciencias del comportamiento de la Facultad de Salud Púbica de la Universidad de Harvard. «Para la salud física, no es muy buena per se, pero esta habilidad de regular y tener un sentido de propósito y significado es genial», señala la experta.

Por qué ser feliz
Muchos estudios científicos, incluyendo el de Kubzansky, han descubierto una conexión entre el bienestar psicológico y el físico. Una publicación realizada en el 2012, que incluye más de 200 estudios, explica la conexión existente entre los atributos positivos psicológicamente hablando, tales como la felicidad, el optimismo y la satisfacción con la vida y un riesgo menor de la enfermedad cardiovascular. Kubzansky y otros investigadores de Harvard publicaron estos descubrimientos en un boletín.

Por supuesto que esto no es tan simple como «ser felices para prevenir los ataques cardiacos». Si se tiene un buen sentido del bienestar es más fácil mantener buenos hábitos como: ejercitarse, comer una dieta balanceada y dormir lo suficiente, según los investigadores. La gente que es optimista pudiera más fácilmente ser parte de aquellos que mantienen comportamientos más saludables porque perciben que esto es de ayuda en el alcance de sus metas, dice Kubzansky.

Sigue leyendo aquí