fbpx
29

JUN

¿Por qué es positivo mantener vivo a tu niño interior?

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerGlobos1Tomado de: ehowenespanol.com

Introducción
Cuando hablamos de mantener vivo el niño interior, nos referimos a que el hombre no pierda de vista aquellas virtudes propias de la infancia que, con el transcurso de la vida, se van dejando de lado. Esas cualidades se encuentran en su fuero más profundo y el hombre adulto tiene la capacidad de desarrollarlas para vivir plenamente, superando los obstáculos e intentando concretar ese potencial que le permitirá ser más feliz. Aquí se enumeran aquellas cualidades propias de la niñez que es importante cuidar y por las que es positivo mantener vivo al niño que todos llevamos dentro.

Capacidad de asombro
Gracias a la capacidad de asombro, los niños van descubriendo el mundo que los rodea. Su curiosidad los motiva a aprender cosas nuevas todos los días y viven cada revelación como sorprendente. A medida que las personas crecen, van madurando y su capacidad de asombro disminuye. El mundo deja de sorprenderlos con tanta fuerza, y la mayoría de las cuestiones del día a día se van normalizando y no llaman su atención. En los tiempos que corren, con la aceleración con que el hombre se maneja, el estrés y la sobrestimulación externa muchas veces juegan en contra a la hora de asombrarse por motus propio. Por eso debe recurrir constantemente a formas de entretenimiento que lo sorprendan por fuera de su interior.

Inocencia
Si hay algo en lo que nadie puede discrepar es en la inocencia de los niños. Su inmadurez, su corta vivencia, sus pocas experiencias tanto buenas como malas le permiten manejarse de manera natural, confiando en quienes lo rodean y sobre todo: pensando bien de los demás. El hombre maduro tiene la capacidad y el defecto de pensar mal de los demás por anticipado, aún sin conocer demasiado a la otra persona. Tal es así que muchos hombres suelen decir “Piensa mal y acertarás”, creyéndose más inteligentes que el resto. Los niños nunca piensan mal de los demás y esa inocencia se va perdiendo al crecer y al despertarse la malicia que muchas veces nos servirá para estar más despiertos, pero nos quitará la inocencia y la oportunidad de vivir una experiencia sin juzgar los resultados previamente.

Sigue leyendo aquí

Derecho de autor: bradrickerby / 123RF Foto de archivo