07

NOV

Por estas razones no logras cortar lazos con tu EX

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Terminar una relación y cortar lazos con una persona no es un proceso sencillo, especialmente si la relación duró mucho tiempo. Los sentimientos y las vivencias involucradas hacen de esto un proceso complejo y largo, pero para nada imposible.

En este video comparto contigo las razones por las que no te puedes desligar de tu ex.

Pero podrías pensar que no hay razones para hacerlo. Aquí te doy 4 poderosas razones por las que no debes ser amiga de tu ex.

Por lástima: Puede ser que por la forma en la que terminó la relación tengas algún sentimiento de culpa o sientas que él quedó en peor posición que tú. Esta situación te podría llevar a sentir que debes mantener alguna relación con esta persona y cuidar de él, sin embargo en primer lugar esto no es una razón sana para mantener una relación y segundo puedes estarle haciendo daño al mantener vivas sus esperanzas.

Por celos: Esto puede tener que ver con el sentimiento de pertenencia. Aunque ya terminaste con tu ex, simplemente no quieres que esté con otra persona, al menos hasta que tu lo estés. Por ello mantienes un vínculo con la intención de entrometerte de alguna forma con cualquier posible interés amoroso.

Por mantener la puerta abierta: Cuando una relación termina lo mejor es aceptar que es el fin de la misma y seguir con tu vida. Sin embargo cuando tienes algún interés en ver si hay posibilidades de volver a estar juntos, mantienes ese nexo amistoso que impide que la “puerta se cierre”, pero que, en realidad, te impide seguir adelante.

Por las amistades en común: Cuando las relaciones tienen mucho tiempo es muy normal que tengan amistades en común, sin embargo esto no tiene porque ser la razón para mantengan un vínculo amistoso. Como parte de su nueva realidad es muy probable que las relaciones con las amistades cambien y eso no tiene nada de malo. Con el fin de la relación las cosas cambian y es algo que debemos aceptar.

Las relaciones tienen un comienzo y muchas tienen un fin, entender cómo gestionar ese final y cómo tomar la decisión es muy importante también. Por ello esa pregunta de “¿lo dejo o no lo dejo?” requiere tiempo y una evaluación muy profunda de tu parte.

©[Axel Bueckert]/123RF.COM