fbpx
10

FEB

¿Piensas las cosas demasiado? Yo lo hago

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Por Bella Filippi.- La pregunta es sencilla: ¿por qué siempre estamos pensando demasiado? ¿Por qué ese sentimiento de querer saber qué es lo que pasará cuando ni siquiera hemos comenzado?

Tengo un amigo que siempre me dice “relájate y coopera”, porque a veces cuando doy un paso importante, me invaden ciertos miedos y me freno. “¿Y si no resulta? ¿Y qué haré si resulta?”. Siempre me dice que tengo que tomar las cosas con calma y que todo tiene su ciclo, que precipitarme solo hará que me salgan arrugas.

Pensar demasiado es un mal que ataca tanto a hombres como a mujeres (solo que a nosotras se nos exacerba en ciertos días del mes donde no nos entendemos ni nosotras mismas). Esta particularidad crea problemas de la nada y es probablemente la causa número uno de las peleas entre parejas.

Muchos creen erróneamente que el pensar exageradamente puede atraer mejores resultados. En realidad, hay poco o ningún beneficio en esto. Solo causa estrés y ansiedad (como la que tengo ahorita). Mientras más tiempo invertimos analizando una situación, más susceptibles seremos a los pensamientos negativos. La motivación y el impulso detrás de la idea inicial pueden y comenzarán a oscurecerse. Puede que esto se deba también a una carencia con respecto a la confianza en nosotros mismos. Tal vez busquemos en un tercero una opinión que nos haga sentir más seguros de lo que vamos a hacer o ya hicimos.

Pero, ahora te pregunto, ¿quién tendrá que lidiar con las consecuencias de nuestras decisiones? Nosotros mismos, ¿verdad? Entonces, ¿para qué algunos se preocupan por lo que otros puedan opinar?

Vamos a dejar que las cosas sigan su curso natural. Seguir nuestro instinto y seguro, más pronto que tarde, funcionará a nuestro favor. Pero si no logras dejar de pensar en ese asunto, tienes que salir y distraerse para que tu mente se relaje. Lo más útil siempre será dejar de pensar en el peor escenario. Este es el principal problema a superar: la negatividad.

Tratemos, como parte de esas resoluciones que muchos escribimos a principios de año, de fortalecer nuestro espíritu. Es ahora de dejar de pensar tanto y actuar. Si funciona, buenisimo. Si no, entonces aprendimos una nueva lección y seguro la próxima vez nos irá mejor.

Bella Filippi es administradora de empresas y blogger, puedes seguirla en Twitter en @BellaFilippi y en Facebook facebook.com/bellablogger

Derecho de autor: kanzefar / 123RF Foto de archivo