fbpx
21

MAR

¿Nacemos infieles o nos hacemos por el camino?

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerHombreTristesPor Anabella Filippi.- La escritora argentina Ana von Rebeur dice: “Los infieles son reincidentes, pues la adrenalina es adictiva”.

Un noviazgo es una relación de ensayo y error, una infidelidad en esa etapa no debería ser penada “con todo el peso de la ley”, pero tal vez lo digo para justificar mi propia experiencia.

Si estas casado, es otra cosa, esto no debería suceder, se supone que ya quemaste esa etapa de conocer y experimentar. Ya te descubriste a ti mismo y nadie te obligó a escoger a esa persona que tienes al lado para continuar creciendo, fue TU decisión.

Una infidelidad es una decisión.

¿Cuántos de nosotros no nos hemos desviado por lo menos una vez del carril? ¿Cuál es la razón por la cual nos dejamos ser seducidos por la tentación de sentir algo diferente, fuera de la relacion de la que formalmente somos parte? Compartiré mi experiencia a ver qué opinan.

Nunca he estado casada pero si tengo en mis haberes una relación cuyos efectos son comparables: un noviazgo de 10 años… sí, 10 años. Nos conocimos en la universidad. Se trataba del novio que cualquier madre le gustaría para su hija. Aquel hombre era mi zona de confort pero siempre hubo un “no sé qué” que faltaba. Ese “no sé qué” lo descubrí con mi ex novio a escondidas de mi novio.

Nunca pude dejar a mi novio, sentía miedo, sabía que él me quería y lo que menos yo deseaba era herirlo. Mi ex estuvo en ocasiones para suplir las carencias físicas y afectivas, que la relacion con mi novio dejaba. Ahora que ya han pasado algo mas de 4 años de haber terminado aquella relación, me doy cuenta de que tenía poca confianza en mi misma y baja autoestima. ¿Pero por qué? Tenía un novio que nunca me hacía sentir bonita (nunca hubo cumplidos), nunca supo darme un consejo cuando más lo necesitaba (tu novio deberia ser también tu amigo). Nunca me hizo sentir deseada (podría escribir un libro en este aspecto).

¿Era yo la del problema? Hoy me doy cuenta que no.

¿Que tan culpable soy por haber sido infiel? ¿O es que acaso necesitamos ese picante de lo prohibido para hacer de nuestra vida algo mas interesante?

Les diré un secreto: A veces el mejor sentiemiento es saber que de las mil opciones que tienes, solo quieres una.

¿Serías infiel? ¿Lo has sido? ¿Lo justificas?

Anabella Filippi es administradora de empresas y blogger, puedes seguirla en @BellaFilippi

Derecho de autor: / 123RF Foto de archivo