fbpx
11

ABR

Logra que tu nuevo socio de negocios no sea un enemigo sino un aliado

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Socias1A veces en cada nuevo camino o aventura que emprendemos, es bueno contar con alguien que nos sirva de apoyo, que comparta nuestra meta e incluso que nos ayude cuando sentimos que estamos perdiendo el norte.

Especialmente en el mundo del emprendimiento y los negocios, contar con un socio que vaya de la mano con nuestro proyecto puede impulsarnos a alcanzar más rápido y efectivamente lo que queremos, dependiendo de sus características.

En este sentido, conversé con los jóvenes emprendedores Isaac Pérez y Gabriel Istúriz*, quienes desde su vivencia y trabajo juntos, nos cuentan todos los aspectos que debemos tomar en consideración para elegir al mejor socio para nuestro emprendimiento.

“En nuestro caso fue muy orgánico, porque hemos sido amigos por casi 10 años”, nos dicen, aclarándonos que lo fundamental, es encontrar a alguien que nos complemente.

Al contar con un socio, debemos tomar en cuenta que estamos hablando de usar el lado izquierdo y derecho del cerebro, es decir, nosotros solos podemos ser personas muy proactivas, pero tener a un socio nos apoye nos da el gran lujo de ver el horizonte desde otra perspectiva. “Hay que tener a alguien con quien te sientas cómodo al hablar, al discutir ideas, números”, nos comentan Pérez e Istúriz.

Ahora bien, una vez que estamos claros en que necesitamos a un socio porque nos va a beneficiar a nivel estructural y al aplicar nuestro proyecto, podemos toparnos con la interrogante: ¿tiene que ser un amigo? Sobre esto, los emprendedores nos dicen: “No del todo. Puede ser una persona desconocida con quien hiciste ‘clic’ en una clase del post-grado, el novio de una amiga o quien sea que no tenga cercanía contigo al 100%, por poner un ejemplo”.

Pérez e Istúriz nos explican que lo más importante en este caso es sentir confianza y saber que tanto nuestro posible socio, como nosotros, tenemos definido el mismo norte y lo compartimos; o que podemos reunirnos para revisar proyectos e ideas sin ningún tipo de temor o tensión a expresarnos.

Si la comunicación con esa persona es fluida y sin filtros que vayan a generar conflictos en algún punto, seguramente podremos avanzar y concretar un buen emprendimiento conjunto.

Al poner manos a la obra en nuestro proyecto, podemos encontrarnos con que, aunque hay buena comunicación, no todas las ideas tienen que coincidir al primer intento. Ser socios no significa que tenemos que estar en total acuerdo con nuestro compañero, sino que podamos tener la dinámica correcta para plantear las situaciones y encontrar el mejor camino para resolver las diferencias, sin que esto afecte el negocio.

Si el nuevo socio quiere modificar algunos puntos del proyecto, ¿cómo debemos negociarlo? Ante esta interrogante, Pérez e Istúriz nos comentan: “lo mejor es alejarse del lado romántico de los proyectos de emprendimiento y, en el camino, el más soñador va entendiendo esto”.

Estos dos jóvenes nos proponen una idea más clara de la situación: “los temas de proveedores y la producción deberían hacerte una persona abierta a la negociación en cualquier momento de tu proyecto: hay que ser flexible, entender que ciertas ideas se escuchan mejor en nuestra cabeza, pero no son aplicables en determinado momento. Bajar la guardia no nos hará débiles, sin embargo, sí fortalecerá el desarrollo de nuestro sueño”.

Si bien al iniciar el nuevo emprendimiento nos encontraremos ansiosos y con miles de cosas en la cabeza, al llevarlo a la realidad debemos apoyarnos en nuestro socio. Este apoyo también incluye el contraste de criterios para lograr las metas, siempre proponiendo, estudiando posibilidades y confiando en esa persona que elegimos.

*Pérez es comunicador social. Por su parte, Gabriel Istúriz es economista; ambos son los responsables de la marca venezolana de diseño de ropa A WORLD ALONE. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @awrldalne Twitter: @a_worldalone y Facebook: AWorldAlone.

Derecho de autor: / 123RF Foto de archivo