fbpx
05

NOV

Las mujeres se disculpan demasiado... por 23 razones

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerEspaldaLas mujeres, sobre todo las latinas, vivimos disculpándonos, excusándonos o pidiendo perdón, innecesariamente. Nos criaron para que creyéramos que casi todo lo que pedimos o hacemos es una ofensa mayor. Nos han hecho pensar que disculparnos hace sentir bien a los demás, nos da su aprobación y es una gracia social. Pero lo que refleja es inseguridad y hasta miedo a expresar unos derechos básicos de expresión y convivencia. Obsérvate. ¿Cuántas veces al día te excusas automáticamente cuando hablas, y por qué?

He aquí las 23 principales razones y por qué es innecesario que te disculpes, según Bustle:

1.- Promoverte a ti misma. Estás en tu derecho y nadie te va a representar o a promover tus talentos mejor que tú misma. ¡Fuera la modestia excesiva; no te excuses por eso!

2.- Pedirle que se salga del medio a alguien que está parado por donde tienes que pasar. La gente tiene que detenerse donde no interrumpa el paso de los demás.

3.- Hacer tu trabajo. Tú tienes que hacer lo que te toca en tu empleo, tu negocio o en tu hogar. Es problema de otro si no lo entiende.

4.- Tus decisiones personales. Tu orden de prioridades, si te casas o no, si tienes hijos o cuándo los tienes son muy tuyas. No te disculpes por ellas ni las justifiques ante otros. Quien vive con tus decisiones eres tú.

5.- No lucir arreglada siempre que salgas. Quítate la presión de ir al supermercado como si fueras a los Grammy o a los Oscar.

6.- Lucir demasiado sexy. Cada cual luce como es; acéptate y al que no le guste, que no te mire.

7.- Cancelar planes sin previo aviso. Tal vez no tengas una emergencia y solo prefieres quedarte descansando. Eso está bien.

8.- Estar molesta por algo. Es normal. No te disculpes por incomodarte.

9.- Usar ropa interior que no es sexy y olvidar afeitarte las piernas antes de tener sexo. Te va a ocurrir de vez en cuando. En la cama, la ejecución es lo que importa.

10.- Hacer contacto físico accidental con alguien. Puedes tropezar tu codo con el que comparte el brazo de tu butaca sin sentirte culpable.

11.- Comer en público algo que no se considera saludable. Sí, disfruta tu helado, quesito o pastel, sin pedir excusas.

12.- Recordarle a alguien lo que necesita que le recuerden. Hay que hacer lo que hay que hacer y si tienes que acosar al que lo tiene que hacer, ¡valga!

Sigue leyendo aquí