fbpx
07

FEB

Las 10 bendiciones que se esconden detrás del rechazo, la pérdida y el fracaso

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

HombreEspaldaRioTomado de: accionpreferente.com

El rechazo. La pérdida. El fracaso. Nadie apunta a llegar a este tipo de situaciones. Ningún atleta trata de perder, la meta de ningún emprendedor es irse a la quiebra. Pero, tal como si fuese un acto de misericordia divina, hay cosas positivas que se pueden encontrar en todo lo negativo. De hecho, las personas exitosas suelen predicar lo valioso que se encuentra en el fracaso, tal como si de un evangelio se tratase.

Denis Waitley lo dijo bien. “El fracaso debe ser nuestro maestro, no nuestro sepulturero. El fracaso es un retraso, no una derrota. Es un desvío temporal, no un camino sin salida. El fracaso es algo que podemos evadir solo si no decimos nada, no hacemos nada y no somos nada”.

Lo que distingue a las personas exitosas es cómo responden ante situaciones negativas. Ellos se lamen las heridas, pero se quedan en el campo de batalla. Ellos encuentran fuerza en sus cicatrices. Aquí les dejo 10 bendiciones escondidas para amortiguar el rechazo, la pérdida y el fracaso.

1. Vas a aclarar cuáles son tus pasiones.
Muchos de nosotros luchamos a la hora de tomar una decisión. Las personas con energía creativa suelen tener su mano en varios pasteles. Pero, incluso una persona de muchos oficios sabe que existe un límite de cuán fina puede ser la capa en la que te esparces.

Generalmente, el fracaso y la pérdida son los resultados de una pasión menguada. Te darás cuenta que ya no te sientes tan apasionado acerca de ese proyecto como lo estabas al principio. El efecto de reducir las cosas es positivo. A medida que vas despejando tu plato un poco, vas a hacer más espacio para lo que realmente te emociona y direccionarás tu energía a eso. Al enfocar tu energía es cuando eres más efectivo. El fracaso se deshace de lo superfluo.

2. Vas a descubrir nuevas habilidades.
¿Te acuerdas cuando George Bush esquivó con agilidad el zapato que le tiraron directo a su cabeza? Nadie sabía que tenía la habilidad para hacerlo. Sospecho que el tampoco lo sabía. Hasta ese momento.

Encarar desafíos y soportar pérdidas te obliga a recolectar recursos y a desarrollar habilidades que sobrepasan tu arsenal. Por ejemplo, en los casos de “sansonismo”, situaciones cuando la gente se vuelve capaz de levantar vehículos para liberar a alguien atrapado, la situación negativa crea el aumento súbito de adrenalina que se requiere para actuar por sobre la capacidad de la persona.

Las experiencias negativas hacen que respondamos de maneras que van más allá de lo que pensamos que era posible. El obstáculo nos hace señales para que lo superemos. Para estar a la altura de la situación, se requiere que exista una situación.

Sigue leyendo aquí