fbpx
26

SEP

La paciencia no es llevar una carga hasta que se haga insoportable, estas 4 razones te lo demuestran

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Podemos pensar que la paciencia es infinita, que cuando nos piden que seamos pacientes debemos aguantar, soportar, mirar para otro lado, entre muchas otras cosas, por mucho tiempo y sin quejarnos. Pero queridas amigas, eso no es la paciencia.

Se debe ser paciente, no desesperarse y tomar cada acción con calma, pero precisamente ahí está la clave. La paciencia debe venir acompañada de acción, porque si no actuamos de nada valdrá sentarnos a esperar a que las cosas ocurran.

Por ello comparto contigo 4 razones, por los que la paciencia no es cargar con la situaciones más allá de nuestro límite.

– Porque para que las cosas ocurran necesitan acción: Podemos ser muy pacientes para esperar el mejor momento o que nos toque el momento definitorio de nuestra vida, pero nada llega solo, aunque debemos ser pacientes, también debemos ser perseverantes y entender que si no lo logramos a la primera debemos seguir intentando.

– Porque no estamos para sufrir: Hay muchas situaciones que conllevan sufrimiento, pero debemos entender hasta donde ese sufrimiento tiene sentido. Ser pacientes en una relación de pareja con una persona que por más paciencia que le tengamos no quiere mejorar ciertos aspectos, es simplemente un acto de masoquismo no de paciencia.

– Porque debemos saber cuando soltar: Esto es una clave muy importante y que es muy difícil de identificar. Entender cual es el momento adecuado de dejar de insistir en algo y soltarlo, porque por otro lado llegará algo mejor. No necesariamente esto significa dejar atrás las cosas como las venimos haciendo y dar un giro de 180º, sino encontrar esos ajustes dentro de nuestro plan que nos permitan acercarnos cada vez a lo que soñamos.

– Porque nadie aprende en cabeza ajena: La paciencia con otras personas es muy importante para poder llevar relaciones saludables de todo tipo, pero cuando las acciones de terceros nos empiezan a afectar emocionalmente es el mejor momento de entender que por más apoyo que queramos dar, no hay forma de que esa persona no aprenda sino recibe su propia lección.

La paciencia es clave en muchos aspectos de la vida, pero como todo en exceso no es aconsejable. Además debe ir acompañada de la acción y la perseverancia, en otro caso no tiene posibilidades de éxito.

¿Eres demasiado paciente? ¿Esto te ha traído sufrimiento? Comparte tu opinión conmigo aquí abajo.

Derecho de autor: auremar / 123RF Foto de archivo