fbpx
27

ENE

Esta es la razón por la cual te cuesta tanto terminar esa relación que no va a ninguna parte

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerBocaEl sicólogo Henry Cloud escribe para Psychology Today las razones por las cuales a las personas nos cuesta tanto terminar con una situación a la que estamos acostumbrados pero que es destructiva para nosotros. Aplica para la vida emocional, así como para la vida profesional.

Tanto en nuestra vida personal como profesional, hay momentos en los que la realidad dicta que tomemos las riendas del asunto y pongamos fin a algo. Ya sea porque su tiempo ya pasó, la temporada terminó, o peor aún, su continuidad terminaría siendo destructiva en algún sentido.

Sin embargo, muchas veces, y aunque tengamos todas las señales ante nuestros ojos, no podemos dar el paso decisivo para decir adiós ¿Por qué ocurre eso?

A veces las personas pueden estar apegadas irracionalmente una cierta circunstancia. En sicología eso es lo que se define como apego seguro o constancia del objeto emocional, la separación y la pérdida e implica que poner fin a una relación activa resulta demasiado, por lo que lo evitan.

Las personas no cuentan con las  habilidades para hacer frente a situaciones como esas. Puede ser que hayan tenido pérdidas traumáticas en la vida, el término de otra relación representa una repetición de aquel momento, por lo que intentan reparar lo que sea que esté mal, más allá de lo razonable. O tienen la idea de que terminar algo es “malvado” y por tanto le causaría daño a alguien. En cualquier caso, los temores dominan su funcionamiento, provocando que se sienten incapaces de poner fin a algo, aunque sea necesario.

Ve si puedes relacionarte con cualquiera de estos miedos o incapacidades que provocan que las personas quieran mantener algo o quedarse en algún lugar por mucho tiempo:

– No puedes distinguir entre la necesidad de poner fin a algo, y la posibilidad de arreglarlo.
– Le temes a la pérdida y la tristeza que puede causar.
– Le temes a la confrontación.
– Le temes a lo desconocido.
– No posees las habilidades necesarias para terminar con algo.
– Careces de las palabras apropiadas para ese momento.
– Le temes a la posibilidad de herir a la otra persona.
– Has tenido demasiadas pérdidas dolorosas en tu vida personal y no quieres tener otra más.
– Has cometido errores al poner término a otras cosas en el pasado, y no quieres que se repita.

Sigue leyendo aquí