fbpx
04

NOV

¿Es bueno permanecer juntos por el bien de los hijos?

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Familia4He escuchado a muchas personas e incluso a profesores míos de la universidad (no sé qué tipo de vida personal tendrían) que no se debe permanecer juntos cuando una pareja se rompe por el bien de los niños, porque de este modo se evita que los pequeños vean cosas que no deben.

Pero independientemente de si los padres están separados o están juntos lo que importa es la actitud que tomen tanto si deciden permanecer juntos como si están separados, porque si van a tratarse mal igualmente, harán del mismo modo daño a los hijos.

Dicen que es mejor para los niños tener dos padres felices separados que estar expuestos a la tristeza, la distancia emocional, los reproches y los conflictos en familia. Y en cierto modo tiene algo de sentido esta explicación.

Pero hoy quiero ir un poco más allá porque después de ver en casos cercanos todo el mal que puede hacer la separación de los padres a los hijos (siempre que es una separación tormentosa), empiezo a ver esto desde otro punto de vista, pero soy consciente de que este tema no está exento de controversia porque que los padres sigan juntos sin quererse tampoco es la opción más acertada, entonces ¿qué ocurre?

Enamorarse es fácil
Enamorarse es fácil, pero cuidar el amor y que dure mucho tiempo es algo totalmente diferente que requiere de grandes habilidades de pareja y sobre todo el entender qué se siente a cada momento, creciendo con cada año que pasa.

Las relaciones suelen fallar sobre todo porque no hay una buena comunicación, porque no se saben resolver los conflictos de manera acertada, porque no hay un compromiso real, y los cimientos de una relación sólida empiezan a tambalear.

Transformar el matrimonio

Sigue leyendo aquí