fbpx
17

ENE

El miedo a volar: estrategias para combatirlo

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

AlaAvionNo podemos controlar el avión, ni las turbulencias, no podemos hacer que vaya más rápido, etc. A lo sumo podemos controlar cuándo ir al baño y la pantalla personal de las películas y juegos…muy poco para el que tiene miedo.|

Es muy habitual que frente a la posibilidad de viajar en avión aumente la ansiedad durante el vuelo o ya directamente camino al aeropuerto o en los días previos al viaje. Este miedo puede aumentar especialmente en época de vacaciones.

Que podemos hacer para combatir esos miedos y para que el vuelo no sea una tortura:

Turbulencias
El miedo más común, cuando hablamos de volar, suelen ser las turbulencias, especialmente aquellas que son más intensas y que duran más tiempo. Es importante que podamos pensar, antes de viajar, que en el vuelo en el que vamos a ir va a haber turbulencias seguro. Son expectativas muy poco realistas pensar que voy a viajar en avión y no va a ver ninguna turbulencia. Entonces, lo importante no es que ocurran turbulencias en el vuelo, lo importante es cómo transito yo esas turbulencias. Lo que sí puedo controlar es que hago yo durante el tiempo que duren esas turbulencias.

Ansiedad
Es muy habitual que frente a la posibilidad de viajar en avión se presente la formula de la ansiedad durante el vuelo o ya directamente camino al aeropuerto o en los días previos al viaje. La formula es la siguiente: algo malo sucederá + en el futuro cerano + no puedo controlar la situación

Como verán, la formula tiene que ver con un pronóstico negativo que se hace acerca de lo que va a pasar. Es importante que te preguntes seriamente: ¿Qué pruebas tengo para pensar que algo malo va a suceder? La mayoría de las veces, la persona que hace ese pronóstico no tiene pruebas para pronosticarlo.

Sigue leyendo aquí