fbpx
16

OCT

¿Darle una oportunidad a ese amigo enamorado de ti? 2 razones para hacerlo y 2 para no hacerlo

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Hay montones de historias en las que un amigo se enamora de ti, entonces pasa de convertirse de ese apoyo y confidente a una persona que tiene un interés amoroso en ti. Normalmente estas situaciones o acaban bien, porque se forma una pareja o porque la otra persona acepta que la amistad es el mejor camino, pero también puede terminar mal porque si no hay posibilidades de una relación amorosa esa persona puede alejarse con tristeza y decepción.

Ahora, ¿cómo saber si vale la pena intentar convertir esa amistad en una relación amorosa? Comparto contigo 2 razones para hacerlo y 2 para no hacerlo, para que puedas usarlos como apoyo al momento de decidir.

Razones para SI darle una oportunidad

– Porque aunque es tu amigo pensaste en algo más con él: Si en algún punto de su amistad te diste cuenta de que algo más era una posibilidad, porque te llegó a atraer de esa forma. Ese componente donde esa persona te puede llegar a generar interés físico es clave para poder tener una relación de pareja.

– Porque a pesar de tus relaciones siempre piensas en él: Puede ocurrir que cada vez que entras en una relación la comparas con la forma en la que este amigo te trata, que a pesar de sus sentimientos se comporta de una manera adecuada contigo y te hace dudar si estás tomando la mejor decisión.

Razones para NO darle una oportunidad

– Cuando se convierte en una relación de admiración: No es buena idea iniciar una relación de pareja con alguien que te tiene en una situación de plena admiración, en la que tu no puedes corresponder ese sentimiento. Cuando la posición es que los sentimientos están totalmente de su lado no es una relación que esté empezando de la manera más sana posible.

– Cuando te reclama sobre sus derechos: En algún momento ese amigo puede sentir que tiene ciertos derechos sobre ti por el nexo que los une, no respeta tus decisiones y trata de interponerse en tus relaciones. En este punto considerar una relación de pareja no es una buena idea y de hecho replantearse los términos de esa amistad es válido.

Esta es una situación que no deja de ser incómoda y en la que puedes sentir que tomes la decisión que tomes podrías estar cometiendo un error. La madurez con las que ambos lo afronten y puedan manejarlo es clave para el futuro.

¿Pasaste por una situación como esta? ¿Cómo lo manejaste? Comparte tu experiencia conmigo aquí abajo.

Derecho de autor: oneinchpunch / 123RF Foto de archivo