fbpx
18

FEB

Conciliación laboral y familiar: las reglas de oro de la mamá activa

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerPC1Tomado de: enfemenino.com

Es cierto que conseguir el éxito profesional es más difícil para una mujer que para un hombre. La caja de Pandora se ha vuelto a abrir con la noticia que publicábamos hace unos días sobre las nueva estrategia laboral utilizada por Facebook y Apple para retrasar la maternidad de sus trabajadoras. Las multinacionales alegan que se trata de incentivos para sacar el máximo partido a sus carreras profesionales. Pero, ¿es acaso una estrategia con intereses encubiertos? La indiscutible responsabilidad que supone la maternidad, y todo lo que ella conlleva, hace que las mujeres tengamos que sufrir un parón en nuestra vida profesional que a algunas les puede salir muy caro.

Pero más allá de algo tan natural como ser madre, siguen existiendo problemas (y pocas ayudas por parte de las empresas) para que las trabajadoras puedan conciliar su vida laboral y familiar. Las restricciones horarias, dejar todo organizado en casa y los posibles imprevistos que puedan surgir se convierten en el pan nuestro de cada día. Pero queremos echarte una mano y para eso, vamos a darte algunos consejos que te serán de gran ayuda a la hora de conciliar.

Quizás pueda interesarte: ¿Cómo compaginar la maternidad y la vida profesional? Varios consejos aquí, una entrevista a la actriz Mónica Pasqualotto.

Las reglas de oro de la mamá activa

1. ¡Organízate!
El tiempo puede ser tu mejor aliado o tu peor enemigo. Como mamá y mujer activa, intenta controlarlo bien. Por ejemplo, puedes ganar tiempo si preparas por la noche la ropa y las mochilas de los niños, y ocupándote de las facturas y otras cargas cuando tengas un momento libre. En cuanto a la compra, piensa en Internet. Basta con dedicar un cuarto de hora de tu almuerzo, ¡y ya está! Para no agobiarte, también puedes optar por hacerte la famosa lista: bien a principios de cada semana con todas las tareas (compras, citas médicas, reuniones de trabajo), o bien cada día, si la previsión no es lo tuyo. Algunas madres que trabajan, preparan la comida de toda la semana durante el fin de semana y la congelan. De este modo, por la noche, cuando estás más cansada, sólo tienes que calentarla; de esta forma ganarás un tiempo precioso para estar con tus pequeños antes de acostarlos.

Sigue leyendo aquí