23

ABR

Comparto contigo la historia de Evelyn Aylin Dominguez

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Hace unos días recibí la historia de Evelyn, me pareció inspiradora y además nos deja una reflexión final que seguramente te pondrá a pensar. A continuación comparto su relato:

12939572_783951458402981_6528637_n«Mi nombre es Evelin Aylin Dominguez Verdugo, vivo en La Paz Baja, California sur y tengo 16 años. Mi mamá falleció cuando tenía 2 años y me quedé con mis abuelos y hermana. En octubre de 2014 me detectaron una enfermedad llama osteosarcoma del femur derecho, después de varios estudios decidimos consultar una segunda opción en México, nos fuímos el 2 de noviembre, a los días fuimos a un hospital, el doctor me estaba checando cuando oí que le dijo al otro doctor que tenían que amputar la pierna , yo no sabia nada grité ‘abuela’ ella corrió y me dijo asustada ‘qué pasa’, no podía contestar lloraba mucho, mi hermana se acercó y le dije que me quitarían mi pierna , nos fuimos de ahí, ellos me explicaron todo, me sentía enojada con Dios, sentía que me quería morir, muchas cosas pasaban por mi mente, no sabia qué pasaba.

Después de días de estudios fuimos al hospital donde me atenderían y recibiría el tratamiento INP, tuve la primera consulta con la doctora, ella nos explicó todo el proceso así que decidimos que por mi bien me quedaría hasta que terminara mi tratamiento de quimioterapia, me dieron mi primer bloque de quimio, a los días me dieron de alta, me fui al albergue AMANG mi segunda casa, después de días de descanso me llegó de sorpresa mi abuelo, era tanta la emoción que lo abracé muy fuerte, planeamos cosas para el día siguientes que iríamos a enseñarle los lugares que conocíamos y el parque cerca de donde estábamos. Ese día ellos se levantaron por mi desayuno y el de ellos, cuando me quise voltear de la cama escuché que tronó el hueso de mi pierna derecha, mi hueso estaba de lado, grité, no era por el dolor era el miedo de ver el hueso como lo tenía, ellos me escucharon y corrieron hasta el cuarto en el que estaba , me llevaron a urgencias, después de horas me checaron y dijo el doctor que no había nada que hacer que tenían que desarticular toda la pierna, así que por mientas me pusieron una férula completa , estuve un mes con ella, cuando llego la doctora me preguntó si ya quería que me quitaran la pierna y dije que si que ya no quería mas dolor.

El 16 de Enero de 2014 me la quitaron al día siguiente estaba sentada en junio me operaron de mis dos pulmones y en julio caí en terapia intensiva por una infección de un pulmón, me fuí de la vida, Dios me regreso por algún motivo, luché y salí de ahí a los días me pasaron a piso y todo iba bien, cumplí un año en tratamiento en México, la ultima visita de mi hermana fue cuando tenia los ánimos muy abajo, ya quería rendirme , ya me dolía todo, los extrañaba, ella me llegó de sorpresa, fue tan maravilloso que tenía una sonrisa de oreja a oreja. Ella se tenía que ir de México y escuche donde le dijo a mi abuela que había espacios en el vuelo, así que me preguntaba ¿y si me voy? ¿Si me rindo ? ¿Qué pasará? Después de tantas preguntas le dije a mi hermana y abuela que me quería ir que ya no quería seguir aquí y allá seguiría con mi tratamiento, le marqué al doctor Altamirano y le pregunte que si me podría atender con el tratamiento. Nunca se me van a olvidar esas palabras las perfectas para irme de México, ‘vente acá te acepto’. Pedí mi alta voluntaria en el INP y nos donaron los boletos.

El 29 de noviembre de 2014 me vine a La Paz, Baja California Sur con amigos y familia que necesitaba para la lucha a diario, ya tengo 1 año y meses aquí, me operaron del pulmón derecho, estoy muy feliz con todos los resultados, me han pasado muchas cosas y cada una de ellas me hizo fuerte. Hace unos meses me dijeron que había vencido el cáncer y estoy muy agradecida con Dios. La vida me dijo serás feliz pero primero te haré fuerte, los milagros vienen cuando dejas las lágrimas por oraciones, estoy muy feliz, le doy gracias a Dios por mi vida por cada día, hay que disfrutar la vida a lo máximo siempre, nunca hay que hacer planes, Dios es el único que sabe que pasara mañana y cuando nos iremos nadie sabe solo él.

Es muy irónico saber que hay personas con enfermedades mortales luchando por tener salud y con muchas ganas de vivir, mientras hay personas que quieren morir y tienen todo para ser feliz».

Derecho de autor: takoburito / 123RF Foto de archivo