20

SEP

Cómo realizarse un autoexamen de mamas

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

ExamenMamaCualquier detección realizada a tiempo facilita una pronta recuperación. En el caso de las mamas de las mujeres está en nuestras propias manos conseguirlo. Y es que teniendo en cuenta los numerosos cambios que van sufriendo desde la pubertad y a través del ciclo menstrual y de la menopausia, éstas van experimentando una serie de cambios que se pueden detectar a tiempo siempre que se siga un examen físico adecuado. Cómo realizarse un autoexamen de mamas

Cuándo y cómo realizarse un autoexamen de las mamas

El momento más adecuado para llevar a cabo un autoexamen es de cinco a siete días después del comienzo de la regla. Se recomienda fijar un día en cada mes, especialmente si ya se ha entrado en la menopausia. De esta manera se consigue conocer mejor las mamas y notar cuanto antes cualquier tipo de cambio en ellas.

Lo primero que hay que hacer es analizar su aspecto. Las mamas de cada mujer son completamente diferentes por lo que lo único que se necesita es conocer perfectamente las tuyas. Comienza colocándote frente a un espejo y con los brazos a cada lado completamente relajados para comenzar a buscar cualquier tipo de cambio en ellos como arrugas, hoyuelos, piel porosa, pezón hundido, abolladuras así como cualquier variación en la coloración, forma o contorno.

Después hay que ir cambiando la posición de los brazos buscando siempre algún tipo de cambios. Eleva los brazos por encima de la cabeza y después coloca las manos en la cadera firmemente para terminar desde esa posición inclinándote hacia adelante.

La segunda parte del autoexamen consiste en tumbarse boca arriba con una almohada debajo del hombro correspondiente a la mama que se vaya a examinar para levantar posteriormente el brazo  y colocarlo debajo de tu cabeza. Con la mano libre se palpa la mama buscando cualquier tipo de endurecimiento, dolor o abultamiento.

Sigue leyendo aquí