15

NOV

Cómo evitar que pensamientos y recuerdos te hagan sentir tan mal

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerAlasTu cerebro es una máquina que nunca se detiene y su función es generar continuamente ideas, pensamientos, recuerdos, etc. Todo este contenido de tu mente ejerce un efecto en ti, que será positivo o negativo según cuál sea el pensamiento, idea, recuerdo, etc., generado.

Una persona no puede decidir qué contenido va a aparecer en su mente, pues es algo que surge sin más, de manera que cuando aparecen contenidos negativos, ¿estamos destinados a sentirnos mal irremediablemente? No necesariamente. Ante un contenido negativo, las personas reaccionan de maneras diferentes. Algunas de estas formas de reacción son perjudiciales y acaban creando más problemas de los que ya teníamos. Por ejemplo, las siguientes:

Tratar de eliminar ese contenido a toda costa. Hacer esto es como cuando alguien te dice que no pienses en un elefante verde. Por el simple hecho de pronunciar esa frase, ya has pensando en un elefante verde y mientras alguien te diga que no pienses en él lo estarás haciendo aunque no quieras. Lo mismo sucede cuando te dices a ti mismo: no pienses en tal o cual cosa. Luchar por eliminar un pensamiento, solo lo hace más fuerte y más presente.

Recurrir a alcohol o drogas que perjudican su salud o a distracciones que son también un modo de sacar el contenido de la mente y hacer que se desvanezca como por arte de magia. Puede funcionar durante un instante, pero siempre vuelve y cada vez más fuerte y descontrolado.

Recurrir a afirmaciones positivas. Es decir, tratan de engañarse a sí mismos repitiendo algo en lo que en realidad no creen. Por mucho que repitas que puedes volar no vas a hacerlo, ni te lo vas a creer.

Entonces, ¿qué puedes hacer?
Sigue leyendo aquí