fbpx
01

FEB

Cómo convertirte en una persona más paciente

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Por: Edith Gomez.- Haciendo una búsqueda sencilla en el diccionario vemos que la raíz etimológica de la palabra “paciencia” es la misma que “padecer”. Además se puede asociar a otros términos como “aguante”, “calma”, “espera”, “tranquilidad”, “perseverancia” o “serenidad”. Pero en definitiva la paciencia se trata de permanecer allí. Es perseverancia, aferrarse, rehusar abandonar sin importar fatigas.

Es una característica que se debe hacer presente en muchos aspectos de nuestras vidas, la cual no solo es necesaria para cumplir las metas que nos trazamos, sino que también es una cualidad que nos brinda un mejor bienestar en relaciones, resolución de problemas, etc.

Además, la paciencia nos ayuda a valorar aquello que conseguimos tras la espera o la lucha y sirve para que también valoremos el esfuerzo que hacen otros. La paciencia es la virtud que nos hace resistir las molestias que van transcurriendo en un tiempo prolongado. No se trata de correr los cien metros libres y “ya está”, sino de un trabajo que se realiza día a día, con esfuerzo.

Por suerte, tengo el deseo de compartir algunos tips sencillos, pero increíblemente útiles para desarrollar paciencia y no perder los nervios tan fácilmente:

1. No se puede controlar todo
Muchas veces creemos que tenemos el mundo en nuestras manos, y aunque muchas veces pareciera que así fuese, la realidad es totalmente diferente. Somos responsables única y exclusivamente de lo que hacemos, decimos o pensamos. No podemos estresarnos por aspectos de la vida que se escapan de nuestra jurisdicción, como el comportamiento de otras personas.

Asegúrate que entregas lo mejor de ti, que tu comportamiento está acorde con lo que dices y piensas.

Por otro lado, somos humanos y se nos permite equivocarnos así que, cuando te caigas, levántate y aprende.

2. Ve más despacio
En el mundo actual la vida parece ir más rápido que nosotros. Sentimos que nos quedamos atrás y en ese sentir tratamos de exigirnos fuera de nuestros límites. No te llenes de cargas, lo primero es tu salud.

Si en tus metas está cumplir un objetivo, realiza pequeños pasos que te lleven a lograrlo y no te exijas más allá de tus posibilidades. Rediseña tu estrategia conforme cumples estos pequeños pasos, con el objetivo de hacerlo más óptimo para ti. No vivas cada día con agobio, porque será perjudicial para ti.

3. Céntrate en el momento presente
No te centres en el pasado, ni en lo que pueda pasar el día de mañana. Mejor centra tu mente en el ahora, en lo que te está ocurriendo en el presente. Vívelo, disfrútalo y aprende. Recibe y acepta tu realidad, tal como es.

4. No te enfoques en tonterías
Existen situaciones o momentos en la vida que nos sacan de quicio, nos angustian o nos molestan, pero son situaciones en las que en realidad no tenemos que alterarnos tanto.

Evalúa los momentos, no te presiones tú mismo y trata de superarlas con la mayor alegría posible. Ya sea que aunque estés estancado en el tráfico, que no hayas podido comprar cierto producto o que te hayas tropezado con alguien, no dejes que esas situaciones te conviertan en una persona molesta.

5. Pon más humor a tu vida
Existen muchas situaciones en las cuales tenemos la opción de ser más ligeros e incluso reírnos de ellas, logrando con esto quitarles ese poder o carga negativa y surtir un efecto más positivo en nosotros.

La sonrisa y la risa desencadenan en nuestro organismo la liberación de una serie de factores químicos que son de enorme beneficio para la liberación del estrés y, con ello, lograr un estado de mayor relajación a nivel físico y mental.

Se trata de afrontar las situaciones normalmente molestosas de una forma diferente, para que después puedas hacer con calma lo que esté en tus manos.

¿Qué prefieres? ¿Reír o llorar? Seguramente unas carcajadas sean la mejor opción, por lo que es mejor que dejarse llevar por el disgusto y terminar peor.

Todos estos consejos se deben llevar a la práctica, deben ser aspectos que se deben tomar en cuenta en el día a día de nuestras vidas. ¿Quieres tener más paciencia? Lleva a cabo estos consejos y otros que se te puedan ocurrir y tu vida puede sufrir un cambio positivo.

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. Puedes seguirla en Twitter: @edigomben

Derecho de autor: studiograndouest / 123RF Foto de archivo