fbpx
30

DIC

Cómo controlar los emociones para que no terminen controlándote

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerFondoNegroCuenta la mitología griega que Hera, hermana y esposa de Zeus, era una mujer increíblemente celosa. Los affairs de Zeus con todo tipo de diosas y doncellas del Olimpo, torturaban a la reina de los dioses griegos. Si la diosa del matrimonio, las mujeres y la natalidad no podía controlar sus celos, ¿qué nos espera al resto de los mortales?

Cualquier persona que alguna vez haya sentido celos incontrolables, sabe de lo poderosa que puede ser dicha emoción.

“Esposos, amigos o hermanos, todos podemos sentir celos cuando tememos perder una relación importante”, indicó Shannon Medina, Consejera familiar, con práctica en Sylmar, California.

“Los celos son emociones complejas que incluyen coraje, miedo al abandono y baja autoestima y generalmente terminan dañando la misma relación que tratan de proteger”, señaló.

Celos o envidia
Si bien todos sabemos que no es lo mismo sentir celos que envidia, muchas veces los términos se confunden.

“Sentimos envidia por aquello que otros tienen, y nosotros no, pero que nos gustaría tener. Pueden ser objetos materiales, cualidades o circunstancias, como un trabajo, o un padre millonario”, explicó Medina. El sentimiento de envidia es entre dos personas. Mientras que los celos incluyen una tercera persona.

“Sentimos celos, en cambio, cuando nos sentimos amenazados y tememos que un tercero se lleve algo que sí poseemos, generalmente una amistad, noviazgo, o cualquier otro tipo de relación”, agregó.

La consejera explicó que los celos y la envidia suelen aparecer juntos. Si por ejemplo sentimos celos de una amiga muy guapa, porque tememos que enamore a nuestra pareja, también podemos sentir envidia por su belleza.

Sigue leyendo aquí