fbpx
11

DIC

Celebrar la Navidad con niños: ¡cada día una fiesta!

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Pesebre1La fiesta debe empezar con los preparativos. ¡Que toda la familia se ponga manos a la obra! Nuestros pequeños están de vacaciones y tienen que pasarlo bien. Hay importantes cuestiones que acordar con ellos: ¿qué ponemos en el árbol?, ¿cómo armamos el belén?, ¿cuál será el menú de las comidas y cenas navideñas?

La decoración
Aunque tengamos la casa decorada al estilo minimalista, las navidades son el momento de hacer una excepción y ceder con los adornos. Coronas de muérdago para las puertas, calendarios de Adviento, las bandejas especiales de polvorones y turrones, el mantel con duendecitos que solo se utiliza en Navidad… Las posibilidades son infinitas.

Si tienes algo de tiempo y mucha imaginación, también puedes hacerlos tú misma. Uno de los adornos más comunes se fabrica disponiendo en el centro de un plato o cuenco velas doradas rodeadas de una corona de muérdago o de frutos secos y piñas.

También es fácil hacer guirnaldas combinando ramas verdes con espigas y cerrarlas en forma de corona con cinta roja. Atención: rojo, verde y dorado son los colores que rigen en Navidad.

El belén
Coloquemos el belén con los niños mientras les contamos la historia de San José, la Virgen María y el Niño Jesús. Si optamos por una fabricación casera, en los comercios se consiguen papeles especiales para hacer las montañas y el río. Lo que no hay que perderse es la excursión al campo para recoger musgo, ramas y demás elementos de ambientación; las matas de romero quedan muy bien como árboles.

Dejémosles decidir la ubicación de los personajes y escoger la decoración con libertad total. Seguro que los resultados serán más que sorprendentes. Además, el belén puede cambiar según pasen los días y se nos vayan ocurriendo ideas nuevas: «¿Y si le ponemos un hermano al Niño? ¿Y si San José se fuera de viaje unos días como papá? Cada año, habrá que reponer alguna figurita o ampliar el número de habitantes. También se pueden incluir Barbies, clicks o cualquier muñeco predilecto de nuestros hijos.

Sigue leyendo aquí