fbpx
02

ENE

Amor a primera vista: ¿mito o realidad?

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

ParejaBancaSe dilatan las pupilas, el corazón empieza a latir fuerte y nos sube la temperatura corporal. Ésas son algunas de las pequeñas transformaciones que sufre nuestro cuerpo cuando estamos delante de alguien que nos genera una atracción muy fuerte. Algunos llaman a eso enamoramiento; otros, flechazo. Pero más allá de las denominaciones que se les quiera dar a la cuestión, lo cierto es que todos fuimos, alguna vez, víctimas de esas marejadas de emoción repentinas. ¿Eso significa que el amor a primera vista existe? Bueno, ahí las aguas se dividen.

Por un lado están los que creen fervientemente en las primeras impresiones. Sostienen que no hay posibilidad de vivir un gran amor con alguien si, en un comienzo, no se experimentó un temblor de gran magnitud. A todos ellos les interesará saber que, según un estudio publicado en Los Archivos de Comportamiento Sexual (Archives of Sexual Behavior), el amor a primera vista existe, al menos en el caso de ellos. Según consta en la publicación, “cuanto más tiempo pasa el hombre mirando a su compañera, más pronto caerá a sus pies”. Al parecer, si un hombre fija la vista en una fémina por cuatro segundos o menos significa que esa mujer no le causó una gran impresión; pero si logra romper la barrera de los 8,2 segundos, entonces, en ese muchacho nació el amor, o, para los más escépticos, el metejón.

Para llevar a cabo esta investigación, se grabaron a 115 alumnos mientras interactuaban entre sí. En la cámara se registraban el movimiento de los ojos y la duración de las miradas, luego se les preguntó cuán atraídos se habían sentido a sus compañeras. Al analizar los datos, se llegó la conclusión de que ellos persisten más tiempo observando a las mujeres que les gustan que a las que no; en cambio ellas actúan siempre igual, independientemente de si sienten un flechazo o no. ¿El motivo? Las muchachas están acostumbradas a disimular su interés por el sexo opuesto, por una cuestión social. Es que la liberación femenina todavía no llegó a su máximo esplendor, aunque eso ya es sabido. Ahora, ¿este estudio es realmente concluyente? Creo que el informe plantea más dudas que certezas. Lo único que queda claro es que los hombres son más mirones que las mujeres, pero eso no quiere decir que para las féminas la primera impresión no cuente, sino que pueden disimular mejor sus emociones. Así que como evidencia de que el amor a primera vista existe no es lo suficientemente fuerte.

Sigue leyendo aquí