fbpx
29

MAR

¿Abandonaste a tu familia y quieres volver? Mira los pasos que debes seguir

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

HombrePreocupado1Cuando nos embarcamos en la aventura de buscar nuevos horizontes, cambiar de residencia y país, dejar a la familia es tal vez uno de los momentos más difíciles por los que pasamos, en donde tenemos que dejar a un lado los hábitos del hogar al que estábamos acostumbrados, además del afecto que nuestras personas queridas nos brindan.

Por otra parte, el abandono de la familia también puede ser por una separación amorosa, donde más allá de que los hijos sufran y evidentemente nuestra ex pareja se vea afectada, nos cambia toda la dinámica sentimental y de vida.

En ambos casos puede hacerse presente el arrepentimiento al enfrentarnos a un montón de situaciones a las que no estábamos acostumbrados y para las que quizás no estábamos lo suficientemente preparados.

Dependiendo de la situación, querer volver con nuestra familia es una idea que podríamos asumir, pero ¿Cómo? Conversé con la psicóloga Sileny Hernández* para que nos explique en más detalle lo que debemos hacer.

“Cuando nos vamos del hogar por querer intentar una mejora a nivel personal o profesional, puede no ser tan complicado volver, asumir que nos equivocamos e intentar de nuevo la convivencia con la familia”, nos explica Hernández.

Por ejemplo, si nuestra ida del hogar fue por aceptar un trabajo o comenzar un proyecto en otra ciudad y no nos fue bien, cuando volvamos debemos valorar el apoyo de la familia y los consejos que ellos nos puedan dar, sabiendo también que vendrán nuevas oportunidades que tendremos que estudiar con más claridad.

Hernández también nos indica que: “si el abandono de la familia fue por un conflicto en la relación amorosa, las partes involucradas deben conversar y sincerar la situación”.

Si queremos volver a casa y retomar la relación con quien era nuestra pareja, hay que:

– Explicar las razones por las cuales nos fuimos.

– Reflexionar sobre nuestro arrepentimiento y mostrarlo de manera genuina.

– Pensar en para qué queremos volver y si realmente nos hará feliz y a la otra persona.

– Definir si vamos a regresar con un compromiso y conciencia plena.

– No obligarnos nosotros mismos a volver por alguna responsabilidad que tengamos en el hogar.

Si no se tienen claros todos estos puntos con total honestidad, Hernández nos señala que: “el arrepentimiento puede ser muy blando y que la situación puede repetirse en el futuro”.

¿Cómo hacer para que nuestros familiares confíen nuevamente en nosotros cuando les faltamos? Aunque no sea una tarea fácil, no es imposible. Sobre esto Hernández dice que: “primero es importante querer recuperar o construir nuevamente el espacio perdido”. Para lograr esto, podemos:

– Plantearnos metas con cada uno de los miembros de la familia.

– Decidir qué cosas podemos hacer por ellos que nos ayuden en el acercamiento y a que nuevamente crean en nosotros.

– Dedicar tiempo y paciencia a ese estilo de vida que estamos retomando y esa dinámica que queremos establecer.

– Ser sinceros en todo momento.

– Saber escuchar las inquietudes de nuestros familiares por las faltas que cometimos.

– Mostrar siempre nuestras intenciones con hechos.

Luego que nos hemos arrepentido y decidido regresar con nuestra familia, es importante que no recaigamos en la indecisión. Para que eso no pase, Hernández nos indica que debemos:

– Abrirnos a conocernos bien.

– Saber cuáles son nuestras debilidades para que no exista otra situación en la que nos veamos tentados a irnos de nuevo.

– Confiar en nosotros mismos.

– Tener firmeza en lo que decidimos.

Si por ejemplo sabemos que los sentimientos hacia nuestra pareja ya no nos motivan lo suficiente, es preferible no cometer el error de volver en vano. El daño es peor cuando no se afrontan las cosas por como son realmente.

*Sileny Hernández es psicóloga clínica, especialista en terapia Gestalt y Musicoterapia, con experiencia en orientación psicológica a través de Internet para el trabajo terapéutico. Puedes comunicarte con ella a través del correo psilenyhernandez@gmail.com

Derecho de autor: / 123RF Foto de archivo