fbpx
23

NOV

8 síntomas que te indican que tienes que retomar el control de tu vida

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

MujerDesesperada1En ocasiones la propia dinámica de nuestra vida puede hacernos perder el “timón”. Y existen algunas señales muy claras que te indicarán cuando no estás controlando realmente tu vida. Veamos a continuación algunas de estas señales:

1.-No tener un criterio propio claramente definido.
Muchas personas se limitan a “dejarse llevar” por la corriente. Cuando alguien les dice que algo es bueno, están de acuerdo. Cuando alguien les dice que algo es malo, están de acuerdo. Simplemente optan por la opción cómoda. No han tomado el tiempo para formar su propio criterio y no tienen la valentía para expresarlo y actuar en consecuencia. Así pues, ante este síntoma una buena serie de preguntas a formularse son las siguientes: ¿Cuál es mi verdadera opinión en este asunto? ¿Qué creo realmente? ¿Cuáles son mis auténticas convicciones?… Se ha de ser capaz de tener un criterio propio, sino corres el riesgo de comenzar a vivir la clase de estilo de vida que le gusta a otro y no el que a ti mismo te gustaría y te realizaría.

2.-Necesitar la aprobación y el permiso de los demás antes de tomar acción.
Demasiadas personas necesitan como paso previo a tomar acción que los demás les digan lo buenos que son, o lo buena que es su idea o proyecto. Y de ese modo se mantienen siempre a la búsqueda de la aprobación de los demás. Este es un gran error. Tu has de marcar tu dirección y tus objetivos, y emprender acción a pesar de que otros no te den su aprobación. ¡Empieza a creer en ti mismo son la necesidad de que otros tengan que darte el visto bueno! Si a ti te importa, toma acción y hazlo realidad. La única aprobación que realmente necesitas es la tuya propia.

3.-No tener un plan claro para tu vida.
Hay un dicho que afirma: “Si no tienes un plan para ti mismo, vas a ser una parte del plan de otro.”
Así pues, la pregunta a responder es clara: ¿Tienes un plan para tu vida? Si hasta ahora ese plan no ha estado claramente definido, toma hoy mismo el tiempo y hazlo. Incluye en ese plan todos los factores que sean importantes para ti y marca etapas para ir alcanzando todos esos objetivos. Y después solo te queda comenzar a vivir en sintonía con ese plan que has establecido.

4.-No valorarte lo suficiente a ti mismo.
¿Realmente te valoras y aprecias lo que eres? Cuando uno empieza a criticarse, juzgarse o valorarse de manera negativa, es bien fácil comenzar a perder el control del rumbo de la propia vida. Y esto se agrava cuando permitimos que las opiniones o comentarios de los demás nos afecten de manera negativa.
Si no estás contento con tus resultados, comienza a tomar medidas correctivas pero nunca lo achaques a tu falta de valía. Simplemente vas a tener que mejorar y cambiar algunas cosas. Toma acción y mejora. Empieza a esperar grandes cosas de ti mismo y eso comenzará a marcar una tremenda diferencia.

Sigue leyendo aquí