fbpx
16

DIC

5 señales de alerta de una relación que no funciona

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

ParejaPlaya4Cuando era pequeña y apenas despertaba a las curiosidades del amor, los sentimientos y las relaciones, recuerdo que mi mamá se aventaba unos rollos impresionantes sobre todas las señales que existen en el “manual del amor” de que una relación es dañina, no va a ningún lado y debe acabar.

En ese momento me costaba trabajo entender las estrategias que se usan todo el tiempo las parejas para que el amor perdure; hacerse el difícil, no mostrar tanto interés, etc., a mí siempre me pareció absurdo. Pero como casi todo, la experiencia llega a desmentir y reafirmar las teorías, y la verdad es que ni el “manual del amor” ni mi mamá estaban tan equivocados.

Te comparto 5 señales de que, sin justificación alguna, tu relación no es sana para nada.

Violencia de cualquier tipo
Aquí no hay obviedades, si mientras salen tiene la osadía de levantarte la mano como impulso o reacción, no existe justificación suficiente. Y esto aplica tanto en hombres como mujeres. De hecho, la violencia psicológica también es una alerta; si te presiona demasiado para mantenerte en forma, si te hace escenas públicas, te deja en ridículo frente a la gente, etc.

Una persona adulta con este perfil, difícilmente cambia, por más que creamos en su habilidad para hacerlo o la justifiquemos por todos los medios.

Son muy explosivos ante cualquier provocación
Cualquier persona que demuestre su enojo desproporcionadamente ante una situación que no es tan grave, tiene problemas de control de carácter. Y no tiene nada que ver con los típicos “5 minutos” en los que nos agarran de malas; tiene que ver con un comportamiento constante de enojo y malos modos.

Durante la conquista, esto suele mantenerse bajo control, pero hay que ser observadores de sus reacciones y comportamientos hacia los demás.

Mienten sobre cosas grandes y pequeñeces
Sigue leyendo aquí