21

MAR

5 razones por la que no debes llevar tu trabajo a la casa

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Puede que no lo sepas, pero solo pensar en tu trabajo cuando estás en tu casa con tu familia, podría afectar negativamente tu estilo de vida. Esto depende, por supuesto, de la responsabilidad que tengas dentro de la empresa y de los compromisos que debas honrar: algunos cargos exigen más dedicación y más seguimiento que otros. Aun así, es muy importante que aprendas a diferenciar tu vida personal de tus deberes laborales y a continuación te sugiero 5 buenas razones para empezar a ponerlo en práctica:

No le brindas a tu familia el tiempo que se merece: No todo es el trabajo… y eso lo saben tu esposo y tus hijos. Debes buscar la manera de liberarte de las responsabilidades del trabajo una vez salgas de la oficina para que puedas dedicarle tiempo, atención, amor y cariño a las personas que amas. No es correcto que llegues a casa agotada, para seguir trabajando, y que no compartas momentos de calidad con tu pareja y tus hijos.

Trabajas más de lo que deberías: Sí, esto es verídico. Cuando dejas algo para hacerlo en la casa, terminas trabajando más tiempo del te pagan, y esto ocurre porque no sólo es el tiempo que inviertes en hacerlo, sino el tiempo que empleas pensando en ello. Mi consejo es que evites dejar trabajos para la casa que impidan que puedas hablar libremente con tus hijos, ayudarlos con su tarea, pasar tiempo o tener intimidad con tu pareja, o salir a cenar en familia. El trabajo no lo es todo.

Podría hacerte más ineficiente en tu horario de trabajo: Si sabes que puedes terminar algo en tu casa, entonces la probabilidad de que lo hagas dentro del horario de trabajo se reducen. Esto hace que seas menos productiva dentro de la oficina y que pudieras perder el tiempo en actividades ajenas a tus responsabilidades. Es muy importante que aumentes tu eficacia en el horario de trabajo si quieres tener tiempo de calidad en tu vida personal, con tu familia y contigo misma.

Te estresas: El estrés es un pésimo enemigo que no te deja pensar con claridad y que te genera muchos problemas tanto en el trabajo como en tu vida personal. Si el estrés es demasiado alto puedes empezar a ocasionar problemas de salud y disfunciones cognitivas que te lleven a un estado de depresión y frustración.

No tienes tiempo para hacer lo que te gusta: Muchas mujeres se consideran a sí mismas infalibles y olvidan que son personas normales que necesitan tiempo para distraerse, para no pensar en nada y para hacer esas cosas que les gusta y que las relaja. Si llevas el trabajo a la casa, no solo podrías afectar a tu familia, sino que te haces un gran daño a ti misma al no permitirte recuperarte física y mentalmente de tu trabajo. Sal a caminar, ve al gimnasio, lee un libro, ve al cine, sal a comer o haz yoga. Lo importante es que puedas encontrar momentos para esparcir tu mente y encontrarte contigo misma.

También puedes leer: 3 señales de que eres infeliz en tu trabajo y aún no lo tienes claro

¿Eres de esas mujeres que siempre está pensando en el trabajo? ¿Eso afecta tu vida personal y familiar? ¿Cómo haces para conciliar ambos mundos? Cuéntame tu experiencia dejando un comentario aquí abajo.

Derecho de autor: magiceyes / 123RF Foto de archivo