14

MAY

4 señales de que estás perdiendo el control de tu vida

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Hay muchos momentos en nuestra vida en los que podemos sentirnos algo perdidos, en los que no encontramos el “norte” o donde sentimos que no tenemos una idea muy clara de hacia dónde queremos ir. Incluso podemos saber cuál es el rumbo que queremos tomar, pero somos incapaces de tomar los pasos necesarios para lograrlo.

En momentos como esos, lamentablemente, estamos perdiendo el control de nuestra, entregando nuestros sueños, expectativas y deseos a la fuerza externa que nos impide controlar lo que debería estar bajo nuestro control.

Comparto contigo 4 señales de que estás perdiendo el control de tu vida.

1. No tienes claras tus metas: Esta es una señal muy clara de que estás perdiendo el control, porque no sabes hacia donde quieres dirigirte. Obviamente puedes hacer muchos esfuerzos, pero si esos esfuerzos no tienen un sentido y una dirección, que es lo que le da las metas, entonces servirán de poco.

2. Te rindes fácilmente: No eres capaz de superar la más mínima dificultad y en lo que aparece una entonces te das por vencida sin luchar. Haber perdido la capacidad de luchar contra las dificultades o no tener la fuerza para reponerse a un contratiempo es una demostración de que perdiste gran parte del control de tu vida y no eres capaz de obtener fortaleza de ti misma.

Únete GRATIS al Círculo Íntimo de Alberto Sardiñas.
Obtén claves para mejorar tu vida personal y de pareja.
Recibe mi libro digital GRATIS con tu suscripción.

3. Pocas o ninguna cosa te motiva: La motivación para intentar lograr cosas en nuestra vida es muy importante, porque es la fuerza motora que nos lleva a luchar y buscar aquello que queremos. Cuando pierdes la motivación, simplemente te vas dejando llevar por la vida y no eres tu quien guía la dirección y el sentido de tu vida.

4. No eres feliz: No importa la situación en la que te encuentres, la felicidad es algo que viene de adentro, no algo que tiene que ver con tu entorno. Si no logras ser feliz con lo que tienes en este momento no importa lo que tengas en el futuro, te será muy difícil ser feliz.

Cuando estás en control de tu vida es cuando logras avanzar y cumplir tus sueños, cuando pierdes el control esto deja de ocurrir y empiezas a estancarte en todo sentido.

Te presento la historia de Ingrid Macher, una mujer que superó una bancarrota y una experiencia cercana a la muerte, en camino al éxito.

Derecho de autor: jaykayl / 123RF Foto de archivo