15

MAR

4 lecciones de la relación de una madre y una hija que nos dejan las Gilmore Girls

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

En algún momento todos hemos pensado que las situaciones que suceden en nuestras casas son únicas, y que las peleas, discusiones y molestias sólo ocurren en nuestra familia. Pero la verdad es que no es así, las situaciones difíciles son parte de la vida de cada uno de los seres humanos. Ciertamente algunos tienen más problemas que otros, pero de lo que nadie se escapa es de lidiar con los problemas del día a día. Por eso, cuando vemos un serie de televisión que se asemeja a nuestro estilo de vida o incluso nos engancha porque trata situaciones cotidianas, automáticamente nos enamoramos de la serie y pasamos 7 años o más viendo episodio tras episodio. Este es el caso de la serie de Warner “Gilmore Girls” que salió en el 2000 y la trama central de todos los episodios era la relación y ritmo de vida de una madre soltera y su hija adolescente.

Durante todos los episodios pudimos evidenciar temas como el amor pasando por la amistad hasta llegar a la independencia. Pero, ¿recuerdas la enseñanzas que nos dejaron Lorelai y Rory Gilmore en su relación como madre e hija? Aquí van 4 de las enseñanzas más valiosas que nos dejó este dúo.

1. No hay amor más grande que el que existe entre una madre y su hija: Ser mujer implica que en algún momento, si así lo decides, serás madre Esto implica que durante 9 meses llevarás dentro de ti una vida que poco a poco irá creciendo. Aunado a esto, ser mamá genera por los hijos sentimientos inexplicables Sin duda alguna las mamás siempre quieren lo mejor para nosotros. Por eso quiere, ama y disfruta cada segundo que pases con tu mamá porque definitivamente no hay amor más grande y puro que el que te pueda dar una madre.

2. Tu mamá es tu mejor amiga: Invertimos muchísimo tiempo de nuestras vidas tratando de buscar a una persona que se parezca a nosotros, que nos comprenda, nos tienda la mano cuando estamos derrumbados, nos aliente cuando perdamos el rumbo y nos aplauda cuando alcanzamos el éxito. La verdad es que esa persona ya la teníamos desde mucho antes de nacer y es que esa amistad de madre e hija es la única y verdadera amistad. Por eso, disfruta saliendo con ella, hablando y contándole cada detalle de tu vida. Sin duda alguna, ella será la mejor amistad que la vida te haya podido dar.

3. Una madre siempre te dirá lo mejor que es para ti: No es mentira la frase que hemos escuchado millones de veces de: “tu mamá te lo dice o lo hace por tu bien” aunque en algunos momentos, posiblemente hayas perdido la calma con tu mamá o hayas estado inconforme con alguna decisión que tomó, sin duda alguna lo hizo porque te ama y nadie más lo sabrá hacer como ella.

4. El apoyo entre madre e hija es vital para sentirte bien contigo misma: Aunque no lo creas, las madres son, desde que nacemos hasta que se despiden de esta vida, nuestra columna vertebral y nuestro apoyo incondicional. Por eso, es normal que cuando tu mamá no te apoya en algo, sientas que el mundo se te viene abajo. Por esta razón, busca siempre la manera de cuidar y mantener la relación entre tu mamá y tu para que te sientas bien contigo misma.

Sin importar esas cosas en las que a veces no estamos de acuerdo con nuestra mamá, recuerda que ella siempre lo hará porque te ama y no habrá sentimiento más puro que el de ella. Y si no, échale un vistazo de nuevo a cada episodio de Gilmore Girl, que te aseguro que ahí lo comprobarás.

También puedes leer: Consejos para mejorar las relaciones de madres e hijas

¿Viste Gilmore Girls? ¿Qué enseñanza te dejó la relación de madre e hija de Lorelai y Rory Gilmore? ¿Cómo es tu relación con tu mamá? Déjame tus comentarios aquí abajo.

Derecho de autor: goldenkb / 123RF Foto de archivo