fbpx
26

OCT

4 beneficios de cenar que no conocías y te sorprenderán

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Cena¿Cuántas veces has oído a alguien decir que si quieres perder peso, no debes comer por la noche? ¿O que comer demasiado tarde es una receta segura para aumentar de peso? A pesar de lo que puedas haber oído acerca de esto, la respuesta acerca de si debes o no comer por la noche, no está del todo clara. De hecho, hay ciertos alimentos que si los comes en la noche en realidad pueden acelerar tu progreso hacia el logro de tus objetivos de fitness.

La verdad fisiológica es que nada mágico sucede cuando el reloj marca las 8 o 9 p.m. Así, ¿de dónde viene esta regla? Sucede que las personas son generalmente menos activas durante la noche, lo que significa que queman menos calorías. Además, parece que la cena es cuando las personas podrían estar en mayor riesgo de consumir más calorías de lo necesario.

Por ello, comer por la noche no es malo en las circunstancias adecuadas. El problema es la costumbre de comer comida chatarra. Si te encuentras comiendo inconscientemente bocadillos tarde en la noche, entonces sí, frenar las calorías nocturnas es importante.

Dicho esto, aquí hay cuatro sorprendentes estrategias para comer por la noche que pueden ayudarte a perder peso y mejorar tu rendimiento en el gimnasio.

1. Cena de bajo índice glicémico
Para comenzar el día con el pie derecho no sólo se necesita una buena noche de sueño. En realidad comienza antes, en la cena. Un estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition encontró que lo que comes en la cena puede afectar a cómo tu cuerpo responde a lo que comes en el desayuno a la mañana siguiente.

Los resultados mostraron que las personas que comían una cena de bajo índice glicémico la noche anterior, eran capaces de regular mejor su azúcar en la sangre después del desayuno a la mañana siguiente. Optimizar el control de azúcar en la sangre es importante no solo para mejorar la pérdida de peso, sino también para tu salud en general.

Para una cena que te ayudará a controlar mejor tu azúcar en la sangre en la mañana, trata de emparejar carbohidratos de bajo índice glucémico –como lentejas, frijoles negros, batatas o tu verdura favorita– con una proteína magra como pechuga de pollo, carne de res magra o salmón.

2. No todos los carbohidratos se convierten en grasa
El ejercicio es la actividad en tu vida que tiene el mayor efecto en la forma en que tu cuerpo procesa y metaboliza los alimentos. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo cambia lo que hace con la comida que le das. Estos cambios principalmente enfocan los nutrientes en la recuperación, lo que significa que después del ejercicio los músculos absorberán más carbohidratos. Esto ocurre independientemente de la hora del día. Pero aun así, muchas personas se abstienen de comer carbohidratos en la noche por miedo a que se almacenen en forma de grasa, incluso después de hacer ejercicio.

Come hidratos de carbono, como boniatos y plátanos, para recargar los depósitos de energía de tus músculos y que estén listos para cuando vayas a entrenar de nuevo.

Sigue leyendo aquí