fbpx
14

OCT

13 razones que hacen fabuloso el sexo matrimonial

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Matrimonio3Las relaciones sexuales entre las parejas casadas son variadas, excitantes, plenas y también incitantes… mucho mejores y más placenteras que el sexo casual, la infidelidad, el sexo con una nueva pareja o con el ex. ¡Todo lo contrario a lo que se dice! Te recordamos 13 razones por las que el sexo entre casados es excepcional.

– Los casados se conocen de memoria sus cuerpos (el uno del otro). Saben cómo y dónde poner sus manos para excitar y hacer disfrutar a su pareja, sin inhibiciones, con libertad. Tu cónyuge sabe exactamente lo que te gusta y lo que no toleras, así que no te pones tensa (o) en medio del juego pensando cómo le dices que deje de hacer lo que está haciendo. Las energías están en el disfrute del momento y no en dar instrucciones.

– Hay confianza y espontaneidad para que un buen encuentro sexual ocurra rápido e improvisadamente cuando lo necesitas rápido e inesperado. Ese conocimiento mutuo logra que el buen sexo no requiera una hora; cinco minutos de buen sexo son más satisfactorios y mejores que 45 minutos inefectivos, especialmente si tienes que madrugar al día siguiente o si los niños pueden despertar. A veces basta decir: “¿Hacemos el amor cuando termine mi programa de televisión?” A veces eso es todo lo que necesitas para entrar en el mood.

– El sexo puede ser cómico y divertido, aún en momentos que sin estar casados resultaría bochornoso. Todo lo que te mortificaba cuando eras soltera y tenías sexo, ahora es más entretenido que unos bloopers: emisiones corporales a destiempo, ponerse torpe intentando y fallando posiciones complicadas, una almohada que insiste en meterse en el medio en un instante crítico o una interrupción en el momento más sublime.

– Es más fácil entregarte a estar de lleno en el momento. Es cierto que hay niños, problemas de trabajo, ropa sin lavar y todas las preocupaciones usuales de la vida que pueden distraerte de un encuentro gozoso. Esa es la vida. Pero no te distraes ni te preocupas pensando: “¿En realidad le gusto a esta persona?”; “Me pregunto si volveré a saber de él (o de ella)”; “¿Tendré orgasmo?”; “¿Me quedo toda la noche?”…y todo tipo de conjeturas que te interrumpe el placer.

– Tú estableces con tu cónyuge el estándar de lo que es normal en tu frecuencia, estilo, costumbres y gustos.

– Si son una pareja monógama, pasó a la historia el miedo a las enfermedades de transmisión sexual. Adiós, condones

– ¡Orgasmos simultáneos! Mientras más acoplada sexualmente estás a una persona, mientras más duermes con ella (alguien a quien amas, en quien confías, están comprometidos y entregados el uno al otro), es más probable el orgasmo simultáneo. Se llegan a conocer mutuamente no solo los cuerpos, sino el tiempo (timing) del clímax.

Sigue leyendo aquí