Blog

15

MAY

¿Tienes prejuicios? Así te estás haciendo daño a ti mismo

Los prejuicios son algo terrible. Sin embargo es normal que muchas personas tengan algunos, son cosas que pueden venir de nuestra crianza o de las experiencias que hemos tenido en la adultez, porque un prejuicio no es más que opinión preconcebida, usualmente negativa, acerca de algo o de alguien.

Sin embargo, si estos prejuicios no se usan para hacer daño, normalmente resulta más afectada la persona que los tiene que la persona, situación o cosa sobre los que se tienen. Aquí comparto contigo 4 razones por las que tener prejuicios en realidad te hace daño a ti mismo.

Porque te estás llenando de negatividad: Cuando tienes prejuicios sobre varias personas o situaciones, te estás llenando de negatividad y esa negatividad afecta tu vida de manera importante. Cuando haces un esfuerzo por identificar y colocar una barrera con aquellas personas o situaciones con las que tienes un prejuicio, simplemente estás haciendo un gasto de energía muy grande e innecesario.

Porque podrías dejar de vivir una experiencia agradable: Al ser una idea preconcebida, un prejuicio es algo que creamos a partir de una idea o una experiencia previa, que probablemente no tenga nada que ver con lo que estás viviendo o estarías por vivir, con lo que un prejuicio puede alejarte de una experiencia que podría ser muy positiva en tu vida.

Obtén GRATIS mi guía

5 claves para eliminar tus frustraciones de pareja y disfrutar el amor a plenitud y la Frase de la Semana.

Porque te hace menos sociable: Si tienes prejuicios es muy probable que al conocer una nueva persona, si esta se ajusta a algún prejuicio que tengas lo más probable es que no quieras tratar con ella, con lo que simplemente te alejarás y de inmediato te hará una persona mucho menos sociable.

Porque te hace guardar rencores: En todas las situaciones de la vida hay aprendizajes y si te ocurrió algo negativo en el pasado con alguien, más bien lo que debes hacer es tomar ese aprendizaje y ponerlo en práctica, pero en ningún caso quiere decir que esa situación es aplicable a todas las personas y que ni siquiera tengas que darle una oportunidad para saber cómo es esta nueva persona, porque todos somos diferentes.

Los peores prejuicios son aquellos que nos formamos a partir de las experiencias de terceros, es decir en las que por cosas que nos han dicho o que nos inculcaron simplemente nos negamos a vivir.

En esta entrevista te presento a Marco Antonio Regil, quem entre otras enseñanzas, nos dice que la forma en la que nos relacionamos con un problema es el principal problema.

Derecho de autor: sifotography / 123RF Foto de archivo