Blog

09

Nov

Este hábito podría estar afectando peligrosamente el descanso de tu hijo

Las ventajas de la vida moderna nos han llevado a modificar varios de nuestros hábitos. Uno de ellos es el uso del teléfono celular, prácticamente en todo momento de nuestra vida. Sin embargo, aunque nos pueda parecer que es un hábito inofensivo, la verdad es que lamentablemente no es así.

En el caso de los adultos el uso del teléfono celular en la cama o justo antes de dormir es una de las razones por las que podrías estar sufriendo de insomnio. En el caso de los niños esto es incluso peor.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Colorado Boulder y publicado en Pediatrics, los niños y adolescentes son especialmente vulnerables a interrupciones del sueño cuando usan un teléfono justo antes de dormir. La razón es porque el cerebro, los patrones del sueño y los ojos aún se están desarrollando en niños hasta los 17 años.

Los ojos de los niños y adolescentes no están completamente formados, a diferencia de los adultos, por lo que son aún más vulnerables a la luz que emite un teléfono.

La emisión de la luz del teléfono suprime la producción de melatonina, hormona responsable del sueño. La melatonina es una hormona natural que nos ayuda a dormir y que es de vital importancia para un correcto descanso.

Además de los efectos de la luz que emite el teléfono, ya el uso del mismo genera un nivel de activación que hará que le cueste dormir. Varios estudios reportan, que independientemente de la actividad que esté haciendo el niño esto representa una estimulación que retrasará el momento en el que se quede dormido.

Otro aspecto que los investigadores encontraron importante es el lugar en el que se queda el teléfono o aparatos similares durante la noche. Aquellos que tienen una pantalla en su habitación o que dejan el teléfono durante la noche reportaron más interrupciones de sueño, que aquellos que no lo tienen.

Monique LeBourgeois, profesora asociada en la Universidad de Colorado Boulder, recomienda que para ayudar a los niños a dormir se debe limitar el uso de dispositivos electrónicos hasta una hora antes de dormir, apagar todos los aparatos en el cuarto y colocarlos a cargar fuera del mismo.

¿Crees que tu hijo es adicto al teléfono? Estas recomendaciones te serán de gran ayuda.

¿Cómo manejas el uso de la tecnología por parte de tu hijo? ¿Qué te parecen los resultados de este estudio? ¿Modificarás algo tras conocer el mismo? Comparte conmigo tu opinión en los comentarios.

Derecho de autor: maximkabb / 123RF Foto de archivo