07

ABR

Estas son 4 actitudes que te llevarán directo a un divorcio

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

La actitud que tenemos para asumir las situaciones de nuestra vida determinan, en gran parte, qué ocurrirá en ella. Particularmente en una relación de pareja todas nuestras actitudes deben buscar el fortalecimiento de la relación, el trabajo en equipo y la intención de mantener la relación sana.

Pero, por el contrario, hay una serie de acciones y decisiones que pueden tener el efecto contrario, es decir, llevarte directamente a una separación o a un divorcio. Estas son 4 de ellas.

Evadir: Cuando hay un problema hay que atacarlo, nunca evadirlo, ni hacerse “de la vista gorda”. Este tipo de actitud va agotando a la otra persona porque le hace sentir que está sola ante los momentos más complejos de la relación y que la otra persona se la pasa “huyendo” para evitar situaciones duras y que requieren un poco de esfuerzo emocional.

Ver solo lo negativo: En una relación hay cosas buenas y malas, pero si nos enfocamos solo en lo malo de la relación, con constantes críticas a nuestra pareja, le haremos sentir que todo lo que aporta es negativo y eventualmente lograremos que se agote y se marche.

No aceptar responsabilidades: Equivocarse en una relación es algo que nos ocurre a todos. Es algo malo pero que puede ser solventado. Algo realmente malo es cuando decidimos no tomar las responsabilidades derivadas de esos errores y simplemente le echamos la culpa al otro. Estar en una relación con alguien que en ningún momento puede decir y, muy importante, sentir “me equivoqué, lo siento”, es simplemente agotador.

Dar todo por sentado: En una relación con el tiempo van desapareciendo algunas situaciones que puedan ser novedosas y que nos llevan a la rutina, donde no nos preocupamos por sorprender a nuestra pareja. Esta es una actitud sumamente peligrosa, porque no hay nada que aburra más a una pareja que sentir que vive en medio de una situación que es la misma todo el tiempo y que le es imposible cambiar.

Estas son actitudes decididamente negativas que en nada ayudan a la relación y que más bien la empujan a una conclusión que, en la mayoría de los casos, suele ser una lenta agonía hacía un final sin retorno.

¿Viste alguna de estas actitudes en tu relación? ¿Alguna de ellas te llevó al final de una relación? Comparte tu opinión y experiencia conmigo aquí abajo.

Derecho de autor: deagreez / 123RF Foto de archivo