Blog

02

MAR

Ellos querían hacerle una broma a su profesor y nos dieron una hermosa lección

Si ponemos atención los niños, ellos nos dan lecciones a diario. Son lecciones de bondad, de aceptación y de amor, como es el caso de estos dos pequeños de Kentucky, que, en su inocencia, querían jugarle una broma a su profesor pero sin darse cuenta nos estaban dejando un hermoso aprendizaje acerca de no tener prejuicios.

Lydia Rosebush, la madre de Jaxon, explicó en su Facebook que él y su amigo Reddy querían tener “peinados iguales” porque sería divertido que su profesor no pudiese diferenciarlos.

Lydia comentó que Jaxon le dijo: “Sí, podemos confundir a nuestra maestra. Nos vemos muy parecidos, ella no podrá ver las diferencias entre ambos”. En una clara demostración de cómo los niños viven sin los prejuicios, muchas veces tontos, que nos afectan a los adultos.

Los padres de Reddy lo adoptaron a él desde el Congo y su plan con su amigo tenía un significado mucho más profundo que el que los niños comprenden.

“Los niños tienen una inocencia que los adultos perdemos”, dijo el padre de Reddy.

¿Qué te parece esta historia? Comparte tu opinión conmigo y si conoces alguna historia similar te invito a compartirla.

Derecho de autor: stylephotographs / 123RF Foto de archivo