24

ABR

Cómo saber si tu trabajo te está apagando

Edith Gomez

Blogger

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. Puedes seguirla en Twitter: @edigomben

Por Edith Gomez.- Todos tenemos momentos difíciles en el trabajo y otros más satisfactorios. Lo cierto es que a veces necesitamos un poco de tiempo para reflexionar acerca de nuestras vidas y del camino que estamos siguiendo. Las cosas pueden parecer peor si de repente notas que te falta energía, o que te da gripe con bastante frecuencia, o hasta migrañas y dolores de cabeza que antes nunca experimentabas.

¿Has pensado que tal vez la causa de tu malestar sea tu trabajo? Es verdad que el estrés es un factor muy significativo para el deterioro de nuestra salud, pero suele ocurrir en ocasiones que el estrés se convierta en algo crónico y que en realidad nuestro problema de salud esté muy conectado con nuestro trabajo.

¡Ten cuidado! No dejes que tu salud se escape de tus manos, esto es todo lo que tienes que mirar para saber si tu trabajo te está enfermando:

Estás cansando desde que te levantas hasta que te acuestas:
Una de las señales más claras de que algo anda mal con tu salud es la fatiga constante. Por un lado, el trabajo se debe quedar en la oficina una vez llegas a casa, pero si cargas contigo esa carga siempre, de seguro que no encuentras el tiempo suficiente para descansar. Si te levantas también cansado, es una señal de que no estás durmiendo bien, por lo que hay factores que impiden que concilies el sueño profundo.

Dolores de cabeza frecuentes antes, durante, y después el trabajo:
Si antes no sufrías de dolores de cabeza o migrañas, pero recientemente te encuentras lidiando con este problema, tal vez el trabajo sea el desencadenante. Por un lado, si te duele la cabeza antes de ir a trabajar, puede ser signo de falta de sueño, cansancio, o de nerviosismo. Si te da el dolor en horas laborales, es claro que es un resultado del estrés y presión que experimentas en la oficina. Pero si el dolor ocurre en casa cuando llegas de trabajar, puede ser la acumulación de todos estos factores lo que lo causa. Es importante que vayas al médico si estos dolores ocurren y empeoran con frecuencia, pues aunque el trabajo los puede causar, también es cierto que pueden ser signo de algo más.

Impotencia o falta de impulso sexual:
La vida en pareja se ve afectada por tu situación laboral y uno de los signos claros de que no estás a gusto en el trabajo y que ha empezado a causarte problemas de salud es la falta de deseo sexual y la impotencia. Cuando estamos bajo mucho estrés, o tenemos muchas preocupaciones en la cabeza, nuestros cuerpos trabajan “vuelo o lucha,” es decir como si estuviéramos en una situación de peligro constantemente, lo cual no da tiempo de siquiera pensar en tener relaciones íntimas. No es algo que no se pueda curar, lo que si hay que mirar es que tan seguido ocurre y si sientes que la falta de deseo es un efecto de tus problemas laborales.

Bajas defensas:
Nuestro cuerpo sufre mucho en situaciones difíciles, pues las emociones están conectadas muy de cerca con nuestra habilidad para luchar contra las enfermedades. Cuando sufrimos en el trabajo, nuestro cuerpo se debilita, tanto por las dificultades de la vida, como por una mala dieta y mal sueño, lo que lleva a nuestro sistema inmune a debilitarse mucho. Ten cuidado con esto, pues puede resultar en gripes constantes que se pueden convertir en infecciones, o hasta en enfermedades no identificables que terminan obligándote a ir a un hospital.

Cuando necesitas motivación en un trabajo que odias, puede ser momento de considerar cambiar de trabajo. Pero es especialmente importante que consideres dejar tu trabajo si ves que está afectando tu salud y tu vida personal. No dejes de lado tu salud general, toma en cuenta estas señales para saber si el causante de tus enfermedades y problemas es de hecho tu trabajo. Nadie tiene porque escoger su trabajo antes que su bienestar, así que fíjate que seas feliz y te sientas sano en todos los aspectos de tu vida.

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. Puedes seguirla en Twitter: @edigomben

Derecho de autor: grinvalds / 123RF Foto de archivo