17

OCT

¿Cómo saber si la decisión que tomaste fue un error? (Y qué hacer después)

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Cuando tomamos una decisión en muchas ocasiones no importa cuánto lo pensemos o si la tomamos de manera impulsiva, el resultado no siempre es lo que esperamos. Pero ¿cómo darnos cuenta de que tomamos una mala decisión y qué hacer tras ello?

Siempre es mejor pensar bien lo que vamos a hacer, pero independientemente de ello hay señales que nos permiten saber si tomamos una decisión equivocada. Aqúi van 3 de ellas:

– No te sientes a gusto: Cuando tomas una decisión equivocada te puedes colocar en una situación en la que definitivamente no te sientes bien. No estás feliz, no es una decisión que tenga relación con tus valores y simplemente no es algo que volverías a hacer.

– Los resultados no eran los que esperabas: Ocurre cuando, luego de tomar una decisión y observar los resultados, no son los que tú esperabas. Probablemente estabas intentando mejorar tu situación con respecto a algo y terminaste en una situación peor.

– Afecta a tus seres queridos: Puede ser que la decisión que tomaste no te afecte en nada o te sientas a gusto con ella, pero si esa decisión afecta, daña o hace sentir mal a tus seres queridos, entonces no termina siendo una buena.

Ahora, si ya determinaste que esa decisión fue un error, ¿qué puedes hacer?

– Aprender del error: Esta es la más importante. Si cometiste un error es necesario que aprendas del mismo, recojas tus lecciones y sigas adelante. No vale de nada cometer errores en la vida y no aprender de ellos.

– Ver cómo modificar la situación: Si te encuentras en medio de una situación con la que no te sientes a gusto, puedes intentar modificar la misma de alguna forma. Aunque no siempre es posible, es un intento que vale la pena hacer.

– Sobrellevarlo de la mejor manera: Siempre que esto no represente un daño para ti, asumir nuestros errores y cargar con ellos nos hace madurar. Antes de salir corriendo de la situación, es una buena idea asumir con gallardía nuestro error y vivir la experiencia.

¿Recuerdas alguna situación en la que te hayas colocado por una decisión errada? ¿Cómo lo superaste? Comparte tu experiencia conmigo.

Derecho de autor: olegdudko / 123RF Foto de archivo