Blog

07

Sep

4 formas en las que estás arruinando tus mañanas (y el resto de tu día)

Iniciar tu día de la mejor manera posible es muy importante para el desarrollo del mismo. Si el inicio de tu día no es el adecuado, esto repercute en tus energías, tu estado de ánimo e incluso tu salud y con los tiempo que corren, en los que todos parecemos estar llegando tarde a todas partes, la forma en la que iniciamos nuestras actividades es clave para que el estrés no nos afecte.

Estas son 4 formas en las que estás arruinando tus mañanas y todo el resto de tu día.

No dormir lo suficiente: La cantidad de horas que cada persona necesita dormir es muy personal. La National Sleep Foundation revisó 312 estudios y concluyó que un adulto sano requiere entre 7 y 9 horas para descansar de manera adecuada. Aunque 8 horas sería el promedio de esto, los investigadores explican que hay gente que necesita más o menos horas para funcionar de manera correcta. Por ello es muy importante que cuando tu cuerpo te pida descanso se lo des y no trates de luchar por quedarte más horas despierto.

Aplazar tu alarma: Cuando fijas una alarma para despertarte es porque consideras que requieres estar despierto a esa hora para hacer todo lo necesario para estar listo cada mañana. Por ello cuando tu alarma suena y la aplazas en varias oportunidades simplemente le estás quitando tiempo a actividades que quieres hacer, por lo que empezarás tu día estando atrasado con el consiguiente estrés que eso genera.

Organizar todo en la mañana: Organizar todo lo que necesitas en la mañana es simplemente mucho trabajo. Si dejas todas tus actividades como elegir vestimenta, organizar aquello que necesitas para salir o preparar tu almuerzo, entre otras cosas, iniciarás el día agotado por la presión que produce tener que hacer todo esto en un tiempo muy corto.

Saltarte el desayuno: Cuando ocupas tiempo en otras cosas o te despiertas tarde, podrías tener la tentación de saltarte el desayuno y es uno de los peores errores que puedes cometer. En las mañanas nuestros niveles de azúcar en la sangre son más bajos que en cualquier otro momento del día, lo que repercute en nuestra energía. Si te saltas el desayuno simplemente estás iniciando el día sin ningún tipo de energía.

Cuidar la forma en la que iniciamos el día es cuidar de nosotros mismos en muchas formas. Nos evita pasar por una cantidad importante de estrés que no solo repercute en nuestra forma afrontar el día, sino que nos causa estrés y afecta nuestra salud. Una pequeña organización la noche previa nos ahorrará muchos dolores de cabeza.

La forma en la que te alimentas puede ayudar a tu memoria. En este video te digo qué alimentos mejoran tu memoria.

¿Cometes estos errores? ¿Cómo son tus mañanas? ¿Qué otras cosas crees que son necesarias para iniciar el día? Comparte tu opinión conmigo en los comentarios.

Derecho de autor: stockbroker / 123RF Foto de archivo