Blog

10

Ago

4 claves para no ser esclava de las apariencias

La sociedad intenta imponer en muchas áreas de nuestras vidas algunos estándares que tendremos decidir si estamos dispuestos a cumplir o no. Muchos de estas ideas de cómo deben ser las cosas no son necesariamente positivas, por lo que debemos tener mucha personalidad para saber qué es bueno para nosotros y qué no lo es.

Si en algún momento estas situaciones se te salen de control es probable que te conviertas en una “esclava de las apariencias”. Aquí te traigo 4 claves para que dejes de serlo.

Sé tu misma: Cuando estamos viviendo de las apariencias, estamos buscando que nos valoren casi siempre por las cosas materiales o los símbolos de estatus que tenemos. No existe ninguna razón para que tengas que medirte por aspectos externos o por lo que otros hacen, lo más importante es que dentro de ti te sientas a gusto con quién eres.

Arrópate hasta donde te llegue la cobija: Si ganas mucho dinero, disfrútalo, pero sin importar de cuánto dispongas no debes poner tus finanzas en riesgo por intentar aparentar alguien que no eres. Tener en cuenta que el dinero que ahorras hoy son dolores de cabeza que no tendrás en el futuro. Es lo más sano que puedes hacer.

Obtén GRATIS mi guía

5 claves para eliminar tus frustraciones de pareja y disfrutar el amor a plenitud y la Frase de la Semana.

No pretendas ser alguien que no eres: Muchas veces podemos intentar ser alguien que no somos o hacer cosas que no están acordes con nuestros valores por el solo hecho de encajar o agradar a alguien. Nunca caigas en el error de cambiar quien eres por agradarle a la gente. Si bien puedes tener cosas que mejorar de ti misma, eso es algo muy diferente a cambiar quién eres para agradar a otros.

No caigas en el juego de otros: En tu vida encontrarás mucha gente que solo está aparentando ser alguien que no es. No caigas en ese juego, los demás pueden hacer lo que quieran, pero mientras tú te mantengas siendo sincera contigo misma lograrás mucho más que alguien que simplemente vive en medio de su propia mentira.

La primera persona con quien no podemos vivir una mentira es con nosotros mismos, porque tarde o temprano eso que estamos haciendo volverá a nosotros y acabará con todo aquello que construimos en el aire. Además, es imposible que seas feliz cuando entiendas que aquello que muestras a los demás, en realidad no existe.

Vivir de las apariencias te aleja de la felicidad. Hay otras cosas que te alejan de la felicidad y te las muestro en este video:

¿Alguna vez viviste algo como esto? ¿Caíste en este juego? ¿Cómo lo superaste? Comparte conmigo tu opinión en los comentarios.

Derecho de autor: vukvuk / 123RF Foto de archivo