30

OCT

3 claves que te permiten darte cuenta que perdiste el equilibrio entre mujer, madre y esposa

Alberto

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

Personalidad de Medios, Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales. Sus seguidores en las redes sociales superan la impresionante cifra de 2,6 millones, lo cual lo posiciona como el locutor de radio en español número uno en seguidores en todo Estados Unidos.

Con las múltiples ocupaciones de la vida diaria, mantener el frágil equilibrio en los diferentes roles de la vida de una mujer es muy complejo. No es sencillo cumplir con las expectativas que muchas veces tú misma te impones, como madre, esposa y mujer.

Cada día las mujeres asumen un rol más protagónico dentro de la sociedad, convirtiéndose en importantes figuras en el mundo profesional, pero sin abandonar su papel como jefas del hogar y como madres. ¡Vaya reto!

Entonces cuando ese equilibrio se pierde es algo que podría a afectar todas las facetas de tu vida. Aquí van señales de que podrías haber perdido el balance en tu vida.

– Al solucionar una situación en un área la creas en otra: Por ejemplo cuando sientes que no estás cumpliendo con tu familia, haces lo necesario para solucionarlo y eso te crea un problema laboral. En momento así ni hablar de tu faceta como mujer independiente de las que posiblemente fue la primera que te olvidaste.

– Cuando te miras al espejo no te gustas: Esto va mucho más allá de cómo te ves físicamente. Está relacionado con la forma en la que te sientes con respecto a tu situación actual. Es obvio que si perdiste este complicado equilibrio no te sentirás a gusto y eso repercutirá en la forma en la que te percibes a ti misma.

– Estás dando demasiada prioridad a un área: Hay un momento para todo en la vida, por ello hay situaciones en las que darle prioridad a un área es necesario. Pero lo más común es que esta situación te ocurra con tu trabajo. Si en algún momento tu rol profesional no te permite vivir tu feminidad o pasar un tiempo adecuado y de calidad con tu familia, es una señal de alerta.

Lo primero que debes tener presente es que mantener este equilibrio no es fácil, de hecho es muy complicado. Si en algún momento lo perdiste no te culpes, es algo normal y que a todo el mundo le puede pasar. Además debes también tener presente que, si una situación como esta ocurre, la principal beneficiada de recuperar ese equilibrio eres tu misma.

¿Alguna vez pasaste por una situación como ésta? ¿Cómo lo superaste? Comparte tu experiencia conmigo aquí abajo.

Derecho de autor: jaykayl / 123RF Foto de archivo